Mucho se ha hablado del storytelling, hay quienes se preguntan cuál será la próxima “moda” entre los expertos en mercadotecnia y comunicación. Lo que está claro es que para liderar un mercado ya no es suficiente con tener el mejor producto o la operación más eficiente. Necesitamos desarrollar y transmitir una visión capaz de entusiasmar a nuestros clientes, pero también a nuestros socios, empleados y proveedores. Para lograrlo, nada mejor que contar una buena historia.

Como estrategia, el storytelling  no perderá fuerza y seguirá siendo una tendencia muy fuerte durante los próximos meses. Las grandes marcas ya se dieron cuenta de que la gente no sólo quiere comprar cosas, sino creer en una marca y ser parte de su propósito superior. Las pequeñas y medianas empresas están siguiendo el mismo camino.

Para tener en cuenta

Lo que hará diferente la aplicación del storytelling en las estrategias corporativas será la incorporación más extendida de las nuevas tecnologías para contar sus historias y entregar mensajes de una manera novedosa. Un claro ejemplo son las redes sociales como Snapchat o Instagram, que permiten crear videos cortos que desaparecen a las 24 horas de ser publicados.

Con estas funcionalidades (que incluyen la opción de añadir dibujos, stickers y emojis), las marcas pueden compartir con sus audiencias momentos que son una parte importante de su visión del mundo y conectar con los segmentos más jóvenes del mercado.

El storytelling visual también ganará protagonismo. Con transmisiones en vivo, videos cortos, documentales, experiencias de realidad virtual y juegos interactivos las marcas están logrando conectarse con el corazón de sus audiencias de una manera más directa convirtiéndose  en parte importante de sus conversaciones. A través de un video, por ejemplo, se puede compartir la participación de todos los empleados de una compañía en una actividad solidaria. O la experiencia de un cliente al que determinado producto le permitió solucionar un problema y le cambió la vida.

Por último, ten en cuenta que en el storytelling, las ventas son la consecuencia natural de una relación diferente entre la marca y su mercado objetivo. Una relación en la que el cliente ya no es simplemente un generador de ingresos, un receptor de un mensaje o un espectador, sino un protagonista esencial del propósito de una empresa. Por eso contar historias poderosas sigue siendo una estrategia tan importante que seguirá vigente por muchos años más.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: