El protagonismo de la mujer en el mundo de los negocios es cada vez mayor. Como empleadas, emprendedoras o empresarias, están ocupando lugares cada vez más relevantes, y transformando la manera de operar compañías o liderar equipos; sin embargo, la realidad es que su participación en la toma de grandes decisiones todavía es menor.

Para las empresas en crecimiento, eso significa un desperdicio de talento. Como explican los expertos, promover el liderazgo femenino no es una cuestión de justicia, o incluso de marketing social, sino de supervivencia. En muchos mercados, las mujeres representan el mayor porcentaje de consumidores. O algunas de su características propias – como su mayor flexibilidad, o un tipo de liderazgo más empático – resulta ideal para trabajar con los empleados más jóvenes.

Empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo es un reto que, como dueño de un negocio, ya no puedes ignorar. ¿Pero cómo superarlo? ¿Qué medidas deberías aplicar para pasar del discurso a la realidad, y poder contar entre tus filas con el mejor talento femenino del mercado? Estas son algunas recomendaciones importantes.

¿Cuáles son las barreras que impiden el avance de las mujeres en tu empresa?

Ponle un número a cada una de estas preguntas. ¿Cuántas mujeres ocupan un cargo alto en tu negocio y qué porcentaje representan del total de directores? ¿Cuántas están atrapadas en niveles gerenciales o intermedios? ¿Cuál es la diferencia salarial entre hombres y mujeres? ¿De qué sexo son los directores que te están dando los mejores resultados, y quiénes son los que reciben los mayores beneficios? Con estos datos en la mano, tendrás un panorama claro sobre la igualdad de género en tu compañía.

Incluye el combate a los estereotipos en la cultura organizacional

Éste es, quizá, tu reto más importante. Al final de cuentas, todos tenemos prejuicios, y lo más probable es que ni tus directivos ni tus empleados sean conscientes de eso. El primer paso es hablar honestamente sobre la necesidad de un cambio de mentalidad en la empresa. Y luego, trabajar en una estrategia para igualar las oportunidades entre hombres y mujeres en áreas o tareas clave. Por ejemplo, la selección de personal, o la evaluación del rendimiento.

Ofrece condiciones de trabajo que favorezcan el desarrollo profesional de las mujeres

La maternidad, o el cuidado de la casa y la familia, son realidades que un hombre no debe afrontar. Una mujer tiene demandas diferentes para poder equilibrar su vida profesional y personal, y es importante atenderlas con opciones como el trabajo desde casa, de medio tiempo, o permisos especiales por actividades o enfermedades de los hijos u otros parientes. Lo ideal en estos casos, y para evitar cuestionamientos por parte de otros empleados, es evaluar el trabajo por resultados, y no por el tiempo que una persona permaneció en su oficina.

Confirma con hechos que el cambio va en serio

Una de las causas principales del fracaso de los programas de equidad de género en las empresas es que no pasan del discurso de ocasión. Para evitar caer en esta trampa, es importante liderar la transformación desde la cúpula directiva, y estar atentos al avance día por día de la estrategia de equidad de género. Como líder de tu empresa, es fundamental que te mantengas alerta también a comportamientos que antes eran aceptables, pero ya no. Por ejemplo, los comentarios machistas en alguna reunión de trabajo, o bromas y comportamientos fuera de lugar frente a directoras o empleadas.

Apóyate en consejeras y mentoras

En México, los hombres dominan los consejos de administración de las empresas de todo tamaño. En el camino de volver tu organización más inclusiva, incorpora a mujeres a tu consejo, y también busca a mentoras que puedan apoyar a tus directoras y empleadas a avanzar y desarrollar al máximo tu potencial. Esto tendrá un impacto inmediato en tu equipo, tanto en términos de apertura mental como de motivación. Y será otra señal de que, como dueño del negocio, te estás tomando el cambio en serio.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: