¿Un cliente se niega a pagarte? Estas son las opciones legales que tienes