En la teoría, una empresa es una organización o institución dedicada a actividades con  fines económicos y/o comerciales para satisfacer las necesidades de bienes o servicios de los demandantes, a la par, busca de asegurar la continuidad de la estructura productivo-comercial así como sus necesarias inversiones.

Existen diversas opiniones respecto a las experiencias de autores renombrados en el estudio de las empresas, por ello, vamos a hacer un recuento de algunos de los conceptos para identificar dónde estamos parados.

1. La Real Academia de la lengua Española

Define este concepto como “una unidad de organización, dedicada a realizar actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.”

2. Idalberto Chiavenato

Para el autor del libro Iniciación a la Organización y Técnica Comercial, la empresa es “una organización social, por ser una asociación de personas, para la explotación de un negocio, que tiene un determinado objetivo como el lucro o la atención de una necesidad social.”

3. Julio García y Cristóbal Casanueva

Los autores del libro Prácticas de la Gestión Empresarial, una empresa es “una entidad que mediante la organización de elementos humanos, materiales, técnicos y financieros, proporciona bienes o servicios a cambio de un precio que le permite la reposición de recursos y la consecución de determinados objetivos.”

4. Zoilo Pallares, Diego Romero y Manuel Herrera

Autores del libro Hacer Empresa: Un Reto, una empresa es “un sistema dentro del cual una persona o grupo de personas desarrollan un conjunto de actividades encaminadas a la producción y/o distribución de bienes o servicios, enmarcados en un objeto social determinado.”

5. El Diccionario de Marketing de Cultura S.A.

Define a la empresa como “una unidad económica de producción, transformación o prestación de servicios, cuya razón de ser, es satisfacer una necesidad existente en la sociedad.”

6. Simón Andrade

Para el autor del Diccionario de Economía, una empresa es “aquella entidad formada con un capital social, que además del propio trabajo de su promotor, puede contratar a cierto número de trabajadores. Su propósito lucrativo se traduce en actividades industriales y mercantiles o a la prestación de servicios.”

Luego de repasar estos conceptos, lo importante es tomar en cuanta lo que no se había previsto y de esta manera, forjar nuestra propia opinión, ya que al final, nadie conoce mejor el giro y nicho de nuestra empresa que nosotros mismos.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: