Cuando iniciamos un negocio o queremos hacerlo crecer, nuestra principal preocupación es vender. Si tenemos un buen producto o servicio, ¡queremos que todo el mundo se convierta en nuestro cliente!, pero cuidado, esto podría ocasionarte muchos problemas.

Cualquier empresario puede contar una historia de un cliente “pesadilla”. Aquel que nunca está conforme y siempre pide más, por el mismo precio. El que se toma un mes extra para pagar la factura. O quien ante el primer inconveniente, empieza  a ventilar su enojo por las redes sociales.

Por eso, es tan importante saber a qué cliente atraer como a quien rechazar. Porque los consumidores problemáticos significan una pérdida de tiempo y recursos. Y pueden arruinarte el día.

¿Qué hacer?

Enfocarte en aquellos clientes que pueden convertirse en aliados de tu marca debe ser un punto clave en tu estrategia de marketing. Y acá te damos algunas pistas para lograrlo:

Haz una radiografía de tu cliente ideal. ¿Lo conoces realmente? Las preguntas sobre tu consumidor objetivo van más allá de datos generales como edad, sexo o nivel socioeconómico.

  • ¿Cuáles es su misión en la vida?
  • ¿Cuáles son sus valores?
  • ¿Está dispuesto a pagar más por el producto que necesita?
  • ¿Cuenta con los recursos necesarios para hacerlo?

Define el tono de tu mensaje. Para diferenciar tu marca de la competencia, es imprescindible que trabajes no sólo en lo que vas a decir, sino en cómo lo vas a decir.

  • ¿Tu estilo de comunicación es formal o informal?
  • ¿Habrá humor en tus mensajes?
  • ¿Cómo vas a contestar las críticas?

Esto permitirá que alguien que llegue a tu sitio o perfil en una red social se identifique con tu propuesta o, por el contrario, no demuestre el menor interés. Al final, necesitas que tus clientes se conviertan en “creyentes” de tu marca, y para ello tienes que hablar en su mismo idioma.

Sé transparente. Con el afán de vender, muchas empresas no son claras en cuanto a su propuesta o de plano, mienten sobre lo que realmente pueden ofrecer. La autenticidad es un atributo muy importante en la comunicación con las audiencias, así que es mejor ser sinceros sobre quiénes somos, cuáles son nuestros valores y qué podemos hacer. ¿Todavía no tienes ningún cliente grande que presumir? Entonces cuenta tu historia como emprendedor o el impacto que quieres tener en tu comunidad. ¡La gente siempre quiere escuchar buenas historias!

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:                                                               

Contenido recomendado: