En la vida, como en el mundo de los negocios, existen 2 clases de personas, los líderes y los seguidores. En algún momento, todos los individuos pasamos por el papel de “seguidores”, pero no todos pasan por el de “líderes”.

Las personas, por naturaleza, se agrupan y juntas coordinan y trabajan como una máquina con engranes para la consecución de los objetivos, los cuales sólo se pueden lograr si los líderes y seguidores trabajan en conjunto,  por lo que es importante delimitar las funciones de cada colaborador dentro de la organización.

Líderes y seguidores en la organización

Los seguidores cumplen un papel fundamental en cualquier empresa, siempre y cuando los procesos y procedimientos de sus funciones estén correctamente dirigidos. En caso de que las labores de un seguidor no sean realizadas con la calidad mínima que exige la organización, se puede suprimir el proceso y resarcir el daño causado.

Por otro lado, la tarea de los dirigentes radica en guiar a los seguidores para la realización de los objetivos de la empresa, siendo responsabilidad directa de éstos los procesos realizados por los subalternos.

La decisión de implementar el liderazgo con poder o con autoridad es muy importante y los resultados difieren de acuerdo al que se ejerza.

A continuación, se presentan las características de estos tipos de liderazgo:

Líder con poder

  • Nace de la sensación de superioridad
  • Se desarrolla en forma individualista
  • Se consiguen los objetivos por la fuerza
  • Tiene tinte de tiranía
  • Crea descontento en los subalternos
  • Se fortalece en el menosprecio y la exclusión
  • Se aplica mediante la imposición a toda costa del que domina
  • No acepta críticas
  • Inspira temor y terror
  • Se impone la voluntad
  • Existe injusticia
  • Se desarrolla descontento
  • Causa inseguridad
  • Existen favoritismos sin fundamento
  • Los resultados son tendenciosos

Líder con autoridad

  • Tiene su base en la justicia
  • Nace de la voluntad de la comunidad
  • Es transparente
  • Propicio un clima laboral favorable
  • Los subalternos se familiarizan con los proyectos
  • Los objetivos del líder son iguales a los del subalterno
  • Reconocimiento de los méritos personales
  • Se ejerce mediante la palabra
  • Se aceptan críticas
  • Procura la convergencia en la diversidad
  • Unifica por el acuerdo
  • Inspira respeto y confianza

Debemos recordar que todos, en algún momento, fuimos seguidores y que el trato que se nos dio no implica que sea el correcto, por lo que debemos analizar cómo vamos a dirigir a nuestro equipo con el fin de mantenerlo motivado y productivo.

¿Con cuál te identificas?

Síguenos en Facebook y Twitter