7 pecados capitales del emprendedor, ¡evítalos!