Dicen que “la relación que tienes con tu contador debe ser tan íntima, estrecha y casi tan parecida, como la que tienes con tu médico personal”. Y es verdad, pues de él depende la salud de tus finanzas. Por eso, te decimos cómo entenderte mejor con este profesionista clave para tu negocio.

Por: Gilberto Sánchez, Director General de Aspel

Según datos recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México más del 80% de los micronegocios no llevan Contabilidad, lo que dificulta su sobrevivencia al no tener claro cuánto ganan o pierden, en qué y cómo gastan sus recursos, ni cuáles son sus costos reales.

Por ello, es indispensable que el empresario trabaje de la mano con el Contador, quien lo ayudará a comprender su situación económica, a medir los resultados de las estrategias implementadas y a cumplir con las obligaciones fiscales.

Si bien es cierto que esta tarea se debe dejar a cargo de un profesional, también es tu responsabilidad conocer aspectos contables y fiscales, así tendrás la capacidad de exigir información que resulta fundamental para tomar decisiones de manera oportuna en beneficio de tu negocio.

¿Qué debo saber sobre contabilidad?

Es importante conocer los cuatro estados financieros que sirven para entender la estabilidad y solvencia de una empresa. Con ellos es posible medir, controlar y mejorar los ingresos y gastos que se generan en el negocio.

    1. Balance general: muestra los recursos económicos de la compañía  y se conforma por activos (tus bienes), pasivos (las deudas) y capital (el patrimonio).
    2. Estado de resultados: informe de ingresos, costos, gastos y la utilidad o pérdida de la empresa.
    3. Estado de cambios en la situación financiera: muestra las variaciones que sufre el valor de lo que posee la  empresa.
    4. Estado de variaciones en el capital contable: muestra los cambios en la inversión de los propietarios en el periodo.

Además de estos conceptos contables, debes tener información sobre las fechas de cumplimiento de las obligaciones fiscales (pago de impuestos, presentación de declaraciones) y de las nuevas disposiciones que de no cumplir pueden ocasionar problemas en  tu compañía, como:

    • Facturación electrónica: emitir Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI)
    • Recibos de nómina electrónicos: entregar a tus trabajadores un CFDI como comprobante de pago.
    • Contabilidad electrónica: enviar a la autoridad fiscal tu balanza de comprobación, catálogo de cuentas y pólizas en caso de ser requeridas.

Por último, la organización es un aspecto vital en cuestiones contables, por lo que se debe ordenar por mes, todos los documentos que se entregan al contador: facturas, recibos y todo comprobante de ingresos y egresos.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: