Aunque tus clientes son lo más importante dentro de tu compañía, existen empresas que a pesar de comercializar buenos productos, carecen de buenas áreas de atención a clientes y en muchas ocasiones esto se traduce en grandes pérdidas o genera malas recomendaciones. Aunque para muchas organizaciones es muy conveniente contratar servicios de call center, para esta labor en realidad no es lo más recomendable, sobre todo porque no se tiene un control sobre cómo se gestionan o resuelven las inquietudes directas con nuestros clientes.

Por lo anterior nuestra primer recomendación es mantener este tipo de servicio in house, dedicar cada aspecto de la empresa en atender y satisfacer las necesidades de los clientes.

1. Ponerse en los zapatos del cliente

Hay que capacitar constantemente a los empleados para que se pongan en la situación del cliente y transmitirles lo que significa brindar un servicio de atención excelente, buscando que cada uno de ellos tenga la habilidad de dar una solución a cada problema que se presente.

2. No ponerse a la defensiva

Es normal que un cliente molesto centre todos sus ataques en la persona que lo está atendiendo, lo más importante es mantener la calma y no tomar las cosas a modo personal, hay que aprender a escuchar todo lo que lo tiene molesto y asegurarle de que se va trabajar para resolver todos los problemas, esto no quiere decir que hay que estar de acuerdo con todo lo que el cliente tiene que decir, pero sí tratar de solucionar en la medida que sea posible.

3. En tiempo y forma

Parte de brindar una atención excelente es la de cumplir con los tiempos establecidos y dar respuesta a las necesidades lo más pronto posible y de igual forma, responder e-mails, llamadas o mensajes lo antes posible.

4. Aceptar los errores

Si un empleado comete alguna equivocación, no hay nada mejor que aceptar la responsabilidad  y ofrecer una disculpa, prometiendo que una situación así no se volverá repetir.

5. Adelantarse  a cualquier circunstancia

Siempre es importante estar pendiente de las necesidades del cliente, incluso antes de que él sepa que necesita algo. Cuando se superan las expectativas no solo ganamos lealtad, sino que damos mayor fuerza a nuestra empresa.

Como podrás observar es indispensable poner atención en los detalles al momento de hablar con los clientes. Tener una escucha activa, nos ayudará como emprendedores a identificar de forma clara las áreas de oportunidad del negocio y cómo podernos adelantarnos a los problemas.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: