Ser un líder creativo va mucho más allá de aportar las mejores ideas en la empresa. Por el contrario, su principal responsabilidad está en incentivar el potencial innovador de todo su equipo. Los beneficios de esta estrategia son muchos.

Por empezar, el aporte de diferentes puntos de vista y capacidades vuelve a la organización más inteligente y más capaz de enfrentar los nuevos desafíos del mercado. Además, el sentir que sus ideas son valoradas aumenta el compromiso y la iniciativa de los trabajadores, que son al final los que pueden aportar la información más valiosa sobre problemas en la operación, o nuevas oportunidades desatendidas.

¿Pero cómo convertirse en un líder creativo? ¿Qué debemos hacer para potenciar la innovación de la mano de los colaboradores, y no convertirnos en cambio en un obstáculo para el surgimiento de nuevas ideas? Estos son las 7 claves que te permitirán transformar tu posición en la empresa y llevar su capacidad de renovarse al siguiente nivel.

1. Define la visión del negocio y comunícala

El principal problema de las cabezas de muchas compañías es que no tienen claro hacia dónde van, especialmente cuando sus industrias están en crisis. Si este es tu caso, ¿cómo pretendes convencer a tus empleados de que te acompañen en la búsqueda de un nuevo camino de crecimiento?

2. Prepárate para estar a la altura de los desafíos

El líder creativo tiene humildad, hambre por saber y voluntad para aprender cosas nuevas. Lee, investiga, reúnete con los expertos en tu sector y comparte permanentemente esa nueva información con tu equipo.

3. Muéstrate entusiasmado por los cambios y los retos

Los sentimientos de incertidumbre, inseguridad y miedo son los más efectivos para terminar con la motivación de la gente. Es recomendable que te inyectes motivación, ya que será tu principal herramienta para contagiar al equipo por nuevos retos.

4. Abre los espacios necesarios para la generación de nuevas ideas

Convertirte en un líder creativo no es algo que lograrás de un día para otro, sino un proceso que necesitas estructurar dentro del negocio. Por ejemplo, puedes crear equipos de innovación integrados por personas de diferentes áreas, o empezar por capacitar a tus directores en este campo.

5. Escucha a todos

Una empresa suele tener problemas o desafíos en todas las áreas: desde la dirección general hasta la recepción o el almacén. Y los que tienen la información más directa son los empleados que atienden todos los días a los clientes, o escuchan las quejas de los proveedores. Dedica el mismo tiempo al director de marketing que al encargado de la logística.

6. Premia el compromiso

Los empleados más comprometidos pueden tener más impacto en la transformación del negocio que los más inteligentes o creativos. ¿Por qué?, porque suelen ser los más apasionados y van a transmitir su entusiasmo al resto de la organización. Comunícate en forma permanente con ellos, escúchalos y reconoce en público su esfuerzo.

7. No condenes el error

De los fracasos también se aprende, pero la realidad es que en México se condena, y sobre todo en el mundo corporativo. Por eso la mayoría de los empleados prefiere cumplir órdenes y no arriesgar. Tu principal reto como líder creativo será cambiar esta cultura en tu compañía.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

***

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este artículo.