Uno de los mayores problemas que enfrentan las empresas en etapa de crecimiento es no contar con un equipo talentoso, preparado y motivado para enfrentar los desafíos del momento. Por eso los procesos de contratación de nuevos empleados se vuelven tan importantes, pero muchas veces los resultados no son los mejores.

Las razones son varias. Por un lado, hoy el talento es escaso, sobre todo en áreas como programación, marketing digital o ventas. La competencia por ese talento ha aumentado. Y además, a veces las empresas no solo no resultan atractivas para esos trabajadores, sino que ni siquiera son conscientes de la debilidad de su oferta.

Si tu negocio está en esta situación, seguramente hay algunas cosas que estás haciendo mal, o que están sucediendo internamente sin que te hayas dado cuenta. Y aquí te decimos cuáles son.

1. Tu empresa está atravesando por una crisis de reputación

No importa su tamaño, cada sector de la economía es un pequeño mundo, en el que todo se sabe. Y si una compañía ha despedido empleados sin justificación ni indemnización, hace años que no aumenta los sueldos, o no paga a tiempo a sus proveedores, será difícil que mantenga esa información oculta. ¿Qué ha sucedido en tu negocio en los últimos tiempos? ¿Qué se dice de ti y de tus directores en el mercado? ¿Tienen mala fama?

2. Tu compañía no ofrece planes de carrera

En la actualidad, las personas que por su capacidad y experiencia tiene muchas opciones laborales no solo quieren saber cuál va a ser su función, o cuánto van a ganar. También quieren tener certeza sobre la posibilidad de avanzar en su trabajo, obtener premios por resultados, concursar por un ascenso y hasta tener la posibilidad de hacer un curso de especialización o una maestría pagada por la empresa.

3. Tu mercado está en crisis

Quizá tu negocio haya encontrado una manera novedosa de superar los problemas, ya sea con una nueva línea de productos o servicios, u operaciones en el exterior. Y hoy, y a diferencia de tu competencia, está en una etapa de franco crecimiento. ¿Pero has comunicado eso al mercado? ¿Lo saben tus potenciales empleados? ¿Tu área de Recursos Humanos comparte esa información durante las entrevistas que se realizan a los candidatos?

4. La misión y visión de tu compañía son poco inspiradoras

Ofrecer un sueldo atractivo, buenas condiciones laborales y un plan de carrera no es suficiente. La gente, y sobre todo las nuevas generaciones, necesitan darle a su trabajo un sentido de trascendencia. Sentir que lo que hacen todos los días está transformando la vida de otras personas en una forma positiva. Identificarse con valores que, ante una oferta similar o aún mejor, los hagan permanecer en su puesto.

5. Las mujeres tienen poca participación en los cargos directivos

Las mujeres han ganado muchas posiciones en el mercado laboral, y hay mucho talento y capacidad de trabajo ahí. Pero si todos los directores de la empresa son hombres, y tu empresa tiene fama de ser muy conservadora en este aspecto, estarás perdiendo muchos puntos para atraer este talento. Analiza si la cultura laboral de la compañía promueve en los hechos la equidad de género, si ofrece esquemas flexibles de trabajo para trabajadoras con hijos, o si por el contrario lo que impera son las prácticas discriminatorias.

¿Hay .alguna medida que estás tomando que sea atractivo para tus futuros empleados? ¡Comparte!

Para más tips y consejos que te ayuden a hacer crecer tu negocio, síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: