Si estás desarrollando una estrategia de marketing digital, seguramente hay muchas cosas que te tienen frustrado. Por ejemplo, los pobres resultados obtenidos con los anuncios pagados. La falta de más “Me gusta” a los posts que tu equipo comparte cada día en las redes sociales. O la poca incidencia que, al final, tienen todos estos esfuerzos en las ventas de la empresa.

Este es un problema mucho más común de lo que te imaginas. Y las causas de tanta frustración pueden ser muchas, pero hay una que definitivamente no puedes ignorar: la falta de coordinación y sinergia entre los diferentes canales digitales que estás utilizando. Es que la tecnología nos da muchas ventajas, como el acceso gratuito a varias plataformas, pero también podemos perder mucho tiempo y recursos si no ejecutamos la estrategia adecuada.

Al final, el objetivo debe ser siempre el mismo: convencer a tus seguidores de que eres su mejor opción, de que se conviertan en leads y de que, al final, compren tus productos y servicios. No es algo sencillo de lograr, sobre todo cuando contamos con presupuestos pequeños. Pero con estos consejos que compartimos a continuación, podrás conseguirlo. ¡Toma nota!

1) Revisa las necesidades de tu audiencia objetivo

Para planificar una estrategia de marketing digital que realmente funcione, lo primero que tienes que hacer es analizar que te están pidiendo hoy tus clientes para establecer una comunicación con tu marca. Quizá lo que funcionaba hace un año hoy ya sea obsoleto, y tu competencia ya se dio cuenta y está haciendo algo al respecto. ¿Te están pidiendo consejos útiles a través de tutoriales en video? ¿O quizá que les des una respuesta más rápida ante una queja en redes sociales? ¿Cómo debes dirigirte a ellos y en qué horarios?

2) Define qué plataformas te pueden ayudar a conversar con tu audiencia

Publicar lo mismo en todas las redes sociales no es una buena idea, ya que estarás perdiendo una gran oportunidad para segmentar tu mercado e interactuar mejor con él. Por ejemplo, Twitter es un canal ideal para atender las quejas de los clientes, y Facebook para crear comunidad a través de contenido que los oriente o los eduque. No dejes de tomar en cuenta además que cada plataforma exige que se utilicen mensajes y tonos diferentes de comunicación.

3) Trabaja en una experiencia integral

Una vez que hayas detectado por dónde se mueve tu cliente en el mundo digital, analiza cómo puedes complementar las diferentes plataformas que utiliza para que viva una experiencia de 360 grados con tu marca. Un buen ejemplo sería: una persona lee un artículo sobre tu marca en una revista de negocios, empieza a seguirla por Facebook, lee un post sobre un taller gratuito que estás organizando, se inscribe a tu newsletter, empieza a consultar tus artículos de manera regular y, al cabo de unos meses, se convierte en tu cliente.

4) Recurre a las herramientas de automatización

Para ahorrar tiempo y hacer los procesos de planificación y publicación más efectivos, es imprescindible que recurras a la tecnología. Hoy existen aplicaciones que te permiten programar tareas y sincronizar herramientas, que son muy fáciles de utilizar y en algún caso hasta son gratuitas. Un buen ejemplo es Zapier, que conecta aplicaciones como Facebook, Twitter o Whatsapp en forma rápida y sin necesidad de que sepas de programación. Así, podrás concentrarte en lo más importante: en generar la mejor experiencia para tus clientes, tanto en el mundo digital como en el físico.

Para más tips y consejos que te ayuden a hacer crecer tu negocio, síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: