No importa qué tan buenos resultados estés obteniendo con tu negocio, o qué tan confiado te sientas sobre tu capacidad para seguir dirigiéndolo durante muchos años… En algún momento deberás dar un paso al costado.

No se trata de la edad o de los ciclos que se cumplen naturalmente en las empresas. Los tiempos cambian, los mercados también, y el liderazgo de toda compañía que aspire a perdurar a través de diferentes generaciones debe renovarse. El problema es que no todos los empresarios están conscientes de esto. Y cuando deciden retirarse (o tienen que hacerlo por una causa de fuerza mayor) se dan cuenta de que no hay nadie que pueda reemplazarlos.

¿Quién podría ser tu sucesor? Quizá un miembro de tu familia, pero también un empleado de confianza con años en la empresa, y pruebas concretas de su capacidad y fidelidad con los objetivos de crecimiento. ¿Estás listo para asumir este desafío? ¿Estás dando los pasos necesarios para que el cambio de mando pueda realizarse sin causar mayores problemas en la operación la compañía?

Responde a las siguientes 10 preguntas para tener un panorama más claro: si respondes de manera afirmativa a más de ocho, vas por el camino correcto; de lo contrario, es hora de que empieces a tomar cartas en el asunto de tu sucesión.

1. Si a partir de mañana no pudieras presentarte en la empresa durante un largo periodo de tiempo, ¿algún director podría asumir automáticamente tus funciones? ¿Te sentirías tranquilo con su capacidad para tomar las mejores decisiones?

  No

 

2. ¿Cuentas o estás trabajando en un plan de sucesión?

  No

 

3. ¿Estás trabajando junto a tu equipo directivo en el desarrollo profesional y la capacidad de liderazgo de los futuros ejecutivos de la empresa?

  No

 

4. ¿En tu negocio existen planes de carrera atractivos para retener el mejor talento?

  No

 

5. ¿Se valora la capacidad de autonomía y de tomar decisiones? ¿Se transmite ese mensaje a los empleados?

  No

 

6. ¿Se permite el error?

  No

 

7. ¿Los empleados están al tanto del plan estratégico de la compañía, de los retos que enfrenta y de cuál es su participación para el logro de los objetivos de corto, mediano y largo plazo?

  No


8. ¿Tú y tu equipo directivo tienen un panorama claro sobre la transformación actual y futura de tu mercado, y de cómo la empresa deberá prepararse para esos cambios?

  No


9. ¿Estás seguro de que tu equipo es 100% profesional y de que es el mejor para enfrentar los desafíos actuales y futuros en tu sector de actividad?

  No


10. ¿La empresa invierte activamente en la capacitación de sus empleados?

  No

Compártenos tu resultado y dinos si tomarás algunas acciones para tener mayor tranquillidad para el futuro de tu negocio.

 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: