Las papelerías son ese tipo de negocios que, a pesar del avance de las grandes cadenas y del comercio electrónico, siguen manteniendo un lugar importante en las preferencias del consumidor mexicano. La cercanía, la posibilidad de comprar en pequeñas cantidades o a último momento, la relación con el dueño del local y la tradición familiar son algunos de los factores que juegan a favor de estos establecimientos. Pero también aumentan sus retos y amenazas, por lo que es importante que se modernicen y atiendan las nuevas demandas del mercado.

Así que si tienes un negocio de este tipo, y hace tiempo que no haces algo para renovarlo, es hora de que te pongas al tanto de las últimas tendencias y apliques los consejos que te compartimos a continuación. Con ellos no solo serás capaz de mantener a tus clientes actuales, sino lograr que lleguen más.

1. Revisa la ubicación del local

Las ciudades se están transformando a un ritmo vertiginoso, y quizá los cambios en tu colonia ya no estén favoreciendo el lugar donde estás operando. Las papelerías deben estar ubicadas cerca de colegios, institutos y universidades, y también de zonas comerciales, oficinas privadas y de gobierno. Analiza también cómo ha cambiado la economía de la zona, y sobre todo cuáles son los competidores que se han instalado cerca de ti en los últimos años.

2. Estudia a la competencia

Este es un esfuerzo que debes hacer de manera permanente, para revisar cuáles son los puntos fuertes del negocio, sus debilidades y cómo puede mejorar. Ten en cuenta que hoy la competencia de una papelería pequeña o mediana ya no son solo las grandes cadenas del rubro, sino también los supermercados y las tiendas en línea. ¿En qué deberías concentrarte de entrada? En la rapidez y la calidad del servicio, en la calidad de los productos y en las promociones.

3. Amplía tu oferta

Una papelería es el típico negocio que sufre la estacionalidad de las ventas (por ejemplo, tiene mucha demanda al inicio de clases, pero poca durante las vacaciones). Pero la realidad es que no tiene por qué vender solo útiles escolares, o incluso material de papelería. Piensa: ¿qué cosas están faltando en tu colonia? Quizá podrías ofrecer el servicio de recarga de cartuchos de impresoras, o de impresión y copias de documentos de todo tamaño. O vender materiales para hacer manualidades y artesanías, con clases incluidas si tienes el espacio suficiente. Empieza a ver a tu papelería más como un centro de soluciones que como un negocio minorista, y seguramente aparecerán más ideas.

4. Teje redes con tu comunidad

Los negocios pequeños pueden beneficiarse de algunas tendencias al alza, como la del consumo local y responsable, o la de la personalización de productos y servicios. La idea es posicionar a tu papelería como una opción diferente, que te aleje de la competencia por precio en la que seguramente vas a perder. Por ejemplo, podrías vender materiales impresos realizados por diseñadores locales, como hojas membretadas, carpetas, sobres, y tarjetas de presentación o felicitación. También podrías pensar en una línea de productos cuyas ventas beneficien a alguna institución que sea importante para la colonia, como un hogar de niños o un hospital.

5. Mejora la calidad y rapidez de la atención al público

Si en algo han marcado una diferencia las grandes cadenas comerciales es en la limpieza de los locales, la facilidad para acceder a una gran variedad de productos, la eficiencia de los vendedores y la automatización de algunas operaciones, como la generación de facturas. Es algo que notamos rápidamente cuando visitamos un local pequeño y el vendedor tarda demasiado en atender nuestro pedido. Analiza qué cosas están bien, qué debes mejorar y si hace falta que inviertas en tecnología, como un sistema de punto de venta y administración. Este punto es sumamente importante, porque los consumidores se han vuelta más impacientes y exigentes, y hoy las opciones en el mercado son muchas.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: