Cada día nos acercamos más al final del año y el tiempo del balance sobre los logros, los fracasos y aquellas cosas en las que todavía seguimos trabajando. Es el momento de hacer un análisis sobre el camino recorrido, nuestras fortalezas y aquellas debilidades que siguen deteniendo nuestros planes. Pero también de mirar al futuro, y de pensar en las nuevas resoluciones para 2018. Si eres dueño de una pequeña y mediana empresa, seguramente estás pensando en cómo convertirte en un mejor jefe.

Plantearnos grandes objetivos puede resultar agobiante, pero todo se simplifica cuando los pensamos en términos de adoptar nuevos hábitos. Por ejemplo, si lo que quiero es bajar de peso, la clave está en no comer comida chatarra. O si quiero aprender un idioma, en no olvidar asistir a mis clases semanales. Lo mismo sucede cuando queremos mejorar nuestras habilidades de liderazgo: el primer paso es identificar y romper esos hábitos que nos impiden alcanzar esa meta.

¿Estás listo para convertirte en un líder inspirador y más efectivo? No esperes a que arranque el 2018. Esta es la lista de hábitos negativos que, según los expertos en recursos humanos, debes empezar a romper y qué mejor que iniciar desde ahora.

1. Ser desordenado con tus horarios

Para ser productivo, un equipo necesita información clara, certeza y comunicación. Y esto aplica especialmente en el caso del manejo del tiempo. Si llegas tarde a la oficina, te olvidas de las reuniones acordadas o raramente regresas luego de una comida de negocios, estás enviando un mensaje muy negativo a tus empleados. Y estás abriendo la puerta para que ellos se manejen de la misma manera. Se lidera con el ejemplo, así que si este es tu caso, toma tu agenda, ordena tus tiempos y conviértete en una persona puntual.

2. No delegar

Muchos emprendedores y empresarios se jactan de hacer de todo en su empresa. Desde revisar la línea de producción y vender, hasta checar la Contabilidad o el pago a proveedores. Esto no sólo les quita tiempo, también impide que sus empleados tomen mayores responsabilidades, aprendan cosas nuevas y sientan que tienen un lugar importante en el equipo. Es momento de que hagas una lista de aquellas cosas que no son estratégicas para la compañía y que puede hacer otra persona. Y que empieces a concentrarte en la visión de tu negocio y los proyectos que impactarán realmente en su crecimiento.

3. Encerrarte en tu oficina

Una de las capacidades más destacadas de los grandes líderes es la comunicación. Estar cerca del equipo, escucharlo y darle seguimiento a sus avances hace que el trabajo sea más productivo, y que la gente se sienta más motivada para dar su máximo esfuerzo. Cuando estés trabajando en tu nueva agenda, incluye reuniones semanales con tus colaboradores para avanzar en los pendientes, pero también para escuchar sus ideas e inquietudes. Y en lo posible mantén abiertas las puertas de tu oficina, para que cualquiera que necesite hablar contigo se sienta bienvenido.

4. Perder tiempo con el celular

La tecnología se ha vuelto una nueva forma de adicción. Y estar disponibles todo el tiempo a través de aplicaciones de mensajería, como el Whatsapp, hace que sea cada vez más difícil concentrarse en una sola tarea. Establece en tu agenda bloques de trabajo en los que no tengas acceso a tu smartphone, pero tampoco a Internet o el correo electrónico. Para vencer la tentación de conectarte, recurre a aplicaciones como Forest, que bloquean el acceso a la pantalla durante bloques específicos de tiempo. También avisa a tu equipo cuando no quieras ser molestado con llamadas o consultas de último momento.

5. No dedicar tiempo a tu formación

Convertirse en un mejor líder también demanda adquirir o mejorar hábitos como la lectura. O tomar cursos de capacitación para aprender nuevas herramientas y desarrollar capacidades. Analiza cuáles son tus debilidades o las cosas en las que te gustaría avanzar, investiga cuáles son las mejores publicaciones sobre el tema y haz una lista de tus lecturas para los próximos meses. También busca información sobre cuáles son las mejores opciones en talleres, cursos cortos y diplomados sobre liderazgo y recursos humanos, y ponte como meta tomar al menos uno de ellos el próximo año.

Tras leer estas recomendaciones, ¿qué consideras que deberías cambiar para mejorar tu liderazgo?

Para más recomendaciones que ayuden a que tu negocio crezca, visítanos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido recomendado: