El tiempo es una de las cosas más valiosas para cualquier emprendedor, y un cronograma de actividades suele ser lo que menos se tiene al iniciar un negocio o empresa. Contar con un cronograma puede resultar muy valioso, ya que incrementa la productividad y establece una métrica para optimizar los tiempos y priorizar actividades.

Es importante aprender a delegar actividades al resto del equipo de trabajo, conforme se van estableciendo tiempos y adquiriendo experiencia, se pueden determinar o adoptar sistemas de gestión más productivos.

Es natural que haya conflictos o problemas que de algún modo frenen el flujo de actividades; sin embargo siempre es bueno tener en consideración dentro del cronograma aquellas actividades que no dependen directamente de ti.

La idea es que programes tus tiempos y optimices el nivel productivo de tu compañía, para explicarlo mejor, podemos hacer una relación con el dinero, por ejemplo el famoso gasto hormiga, especialistas financieros recomiendan que se lleve un registro de cada gasto realizado y al final veamos cuánto dinero gastamos innecesariamente, podemos aterrizarlo al tiempo que se pierde y si no llevamos registro se vuelve algo irrecuperable.

Expandir el tiempo parecería algo de ciencia ficción o algo digno del conejo en Alicia y el país de las maravillas, pero solo se trata de crear un hábito que permita visualizar de forma esquemática cada una de las actividades realizadas día a día, esto es algo que cualquier emprendedor debería probar, ya que se puede duplicar no sólo la productividad sino los ingresos.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: