¿Cuáles son las características que tienen en común los mejores líderes empresariales? Esta es una pregunta que se hacen cada día los responsables de Recursos Humanos de empresas de todo tamaño. Y el tema principal de conferencias, mesas de discusión y videos motivacionales de expertos, emprendedores y hasta famosos deportistas.

La información disponible es mucha y cuando el tema es clave para el crecimiento de nuestro negocio, siempre es mejor buscar fuentes confiables y reconocidas, por ejemplo, un estudio publicado por Harvard Business Review, que se realizó entre 195 líderes de 15 países. En él, los encuestados tuvieron que elegir 15 capacidades de una lista de 74, según sus conocimientos y experiencia.

Algunos datos pueden resultar sorprendentes, y arrojan luz sobre el reto enorme que significa convertirse en un buen líder y cómo tenemos que trabajar cada día para mejorar nuestras habilidades. Aquí te los compartimos.

1) Tener un alto sentido de la ética

En momentos donde el combate a la corrupción se ha convertido en parte de la agenda política internacional, la mención de esta capacidad no debería extrañarnos. Pero la pregunta es qué relación tiene con el liderazgo. Como explican los expertos, un jefe que respeta valores como la honestidad, la solidaridad y la comunicación es capaz de crear un ambiente de seguridad y confianza en el trabajo. Así, los empleados se sienten motivados para ser más innovadores, creativos y para comprometerse con el crecimiento de su empresa.

2. Dar a la gente las herramientas que necesita para organizarse y hacer bien su trabajo

Lo primero que una persona requiere para alcanzar sus objetivos es tener instrucciones claras, y el espacio y los recursos indicados. Los mejores líderes son aquellos que saben delegar, y que distribuyen el poder de decisión entre aquellos empleados con capacidad de tomar decisiones y actuar.

3. Fomentar un sentido de conexión y pertenencia

Como seres sociales, necesitamos sentirnos valorados en nuestro lugar de trabajo. Por eso, los líderes empáticos, comunicativos, y que son capaces de compartir los logros y fracasos son los más apreciados por sus empleados. Y los que logran los mejores resultados en términos de motivación, productividad y lealtad a la empresa.

4. Estar abierto a las nuevas ideas

Un buen jefe admite que no puede saberlo todo. O que no siempre la innovación saldrá de su cabeza. Por eso, se muestra dispuesto a escuchar los comentarios, propuestas y hasta críticas de sus empleados, siempre con la idea de introducir mejoras en la oferta de la empresa o su operación. Esto no sólo promueve los cambios, sino el aprendizaje continuo, la adopción de nuevos conocimientos y habilidades, y las ganas de desarrollarse entre todo el personal de la compañía.

5. Impulsa el crecimiento

Un líder genuino trabaja día a día para asegurar su sucesión. Por eso, no tiene miedo de contratar a personas talentosas o que incluso sepan más que él en determinadas áreas de negocios. Y dedica tiempo a trabajar en el plan de carrera de los ejecutivos más importantes de la empresa, aquellos empleados que han alcanzado los mejores resultados o que son los más comprometidos. Como un organismo vivo, para sobrevivir en el tiempo una empresa necesita alimentarse de nueva energía y renovarse.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: