Aunque las consecuencias han sido menores, la sucesión de sismos de las últimas semanas han impactado en el estado emocional de muchas personas en México. Algunas expresan sentimientos de angustia, otras tienen dificultades para dormir y en general el estado de alerta es permanente.

Este tipo de crisis pueden durar meses, y como dueños de una empresa es importante que tomemos cartas en el asunto. El objetivo es apoyar a los colaboradores, cuidar el clima laboral y evitar que estos hechos terminen impactando en la operación y la productividad del negocio. ¿Qué hacer entonces? Estos son los consejos más importantes de los especialistas. 

1. Transmite tranquilidad

Lo primero que hay que hacer luego de un sismo es revisar la estructura de la fábrica o las oficinas y, si no hay daños, comunicar a los trabajadores que el ambiente sigue siendo seguro. También es un buen momento para recordarles cuál es el protocolo de seguridad, qué debe hacerse ante un temblor y quiénes son los empleados encargados de dirigir la evacuación o de brindar primeros auxilios. Si aún no tienes un plan de protección civil no lo dejes para después.

2. Haz un diagnóstico del estado de ánimo del equipo

Trabaja con el área de Recursos Humanos y los directores de la empresa para detectar quiénes son las personas que están teniendo problemas para lidiar con la posibilidad de que ocurra un nuevo sismo. Algunas señales a tener en cuenta son el insomnio prolongado, la irritabilidad, el desgano, el aislamiento y la depresión. No dejes pasar mucho tiempo para tener un panorama claro de qué está sucediendo al interior de tu empresa. 

3. Brinda apoyo emocional

Una vez que tengas el diagnóstico de las personas que están pasándola mal, desarrolla una estrategia para darles asistencia terapéutica. Por ejemplo a través de los servicios de un psicólogo, o con sesiones de respiración y meditación en la empresa. Este es un paso muy importante para evitar ataques de pánico o la prolongación de los estados de angustia. Tu mensaje debe ser: “Tener miedo es normal, pero hay que afrontarlo de la mejor manera y aquí está tu empresa para ayudarte”. Recuerda que no hay mejor inversión que la que hacemos en nuestro equipo.

4. Refuerza los valores de la compañía

Sucesos críticos como un temblor nos recuerdan de qué estamos hechos, y hasta dónde somos capaces de llegar por el amor a nuestra familia, compañeros, colegas y compatriotas. Desde tu posición de liderazgo en la empresa, aprovecha estos momentos para repetir a los empleados que trabajan en una compañía donde valores como el esfuerzo común y la solidaridad se practican todos los días.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: