Hoy, hacer negocios parece mucho más fácil que hace 10 o 20 años. El acceso gratuito a información y tecnología, el desarrollo de ecosistemas emprendedores locales, y la integración de redes de apoyo han aumentado el número de startups que nacen cada año en todo el mundo. Si embargo, el porcentaje de fracaso se mantiene sin cambios: se estima que el 80% de las nuevas empresas no supera el segundo año de operación.

Es que emprender nunca ha sido sencillo, y la masificación de la tecnología y la globalización de los mercados también implica también nuevos retos. Por ejemplo, una mayor especialización del marketing y más competencia. Por eso, a la hora de trabajar en un plan de negocios, es tan importante determinar y medir los riesgos, y uno de ellos tiene que ver con el capital que invertimos. No importa tu edad o situación económica, siempre debes priorizar tu bienestar actual y futuro.

Si ya estás decidido a emprender en 2019, entonces es hora de que revises si has tomado todas las medidas necesarias para no poner en riesgo tu capital personal. Hay cuatro puntos importantes que deberías tener en cuenta, y son los siguientes.

1. Renuncia a tu trabajo solo cuando estés listo

Esto significa que desarrollaste un buen plan de negocios, que has sumado a uno o más inversionistas, o que si has decidido invertir por tu cuenta es porque puedes hacerlo sin poner en peligro tu capital propio (por ejemplo, un departamento familiar o los ahorros de toda una vida). Además, es importante que cuentes con una reserva de dinero suficiente para mantenerte durante dos años, hasta que la empresa empiece a generar ingresos.

2. Empieza de a poco

Siempre que tu modelo de negocios lo permita, es mejor probar tu idea en el mercado antes de hacer una gran inversión. Por ejemplo, si lo que quieres es abrir un restaurante de comida vegana, haz primero degustaciones entre tus conocidos, arma una buena base de datos de personas interesadas en este tipo de alimentación y arranca con el servicio a domicilio. Solo entonces, cuando tengas datos certeros sobre la viabilidad de tu propuesta y la demanda del mercado, una marca posicionada y, por qué no, ingresos interesantes, abre un local.

3. Haz un análisis a fondo de los costos

Muchos emprendedores se lanzan al ruedo sin información precisa sobre todos los desembolsos que van a tener que hacer mes a mes para mantener la operación y lograr un lugar en la preferencia de los consumidores. Por ejemplo, debes tener en cuenta no solo las cargas laborales de los empleados, sino todo lo que tiene que ver con seguros de accidentes de trabajo e incentivos, como bonos o premios. También debes considerar que, a pesar de que muchas plataformas son de uso gratuito, para que tu estrategia de marketing digital tenga un verdadero impacto, en algún momento vas a tener que invertir en publicidad.

4. Sé austero

Seguramente has visto esa imagen en la que se ve a Jeff Bezos, el fundador de Amazon, en su primera oficina. Lo que hoy es un negocio multimillonario inició en un escritorio armado con restos de madera y un cartel hecho a mano con el nombre de la compañía. En lo que el exitoso emprendedor no escatimó fue en la tecnología y las herramientas que necesitaba para dar valor a su cliente: servidores, conexión a Internet y acceso a los inventarios de todas las librerías de Estados Unidos. Por supuesto, la mayoría de las startups empieza con desktops y celulares de última generación, fundadores con sueldos abultados y pocos límites entre los gastos personales y los de la empresa.

 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: