Hay una frase que los consultores de negocios suelen repetir cuando se les pregunta sobre el éxito de un local comercial: “ubicación, ubicación, ubicación”. Y suena lógico. Después de todo, si queremos atraer clientes a nuestro punto de venta, el primer requisito es que sea visible.

Pero claro, esa propiedad ideal puede resultar inaccesible para nuestro presupuesto. O no ser la mejor para el tipo de personas a las que queremos llegar. Elegir la ubicación más adecuada para nuestro plan de negocios es una decisión vital para el éxito de tu emprendimiento. Así que antes de firmar un contrato de renta, tómate el tiempo de hacer un análisis a fondo a través de estas cinco preguntas.

1. ¿Quién es mi cliente potencial?

Te sorprendería saber la cantidad de emprendedores que fracasan por olvidar este pregunta tan obvia. Porque aunque tengas un negocio de diseño, la zona más “trendy” de la ciudad no será la mejor opción si tus futuros consumidores no se mueven por ese sitio. Define con los más mínimos detalles a las personas que visitarán tu tienda: edad, nivel socioeconómico, estudios, intereses, aspiraciones, hábitos de compra, qué los enamorará de tu marca, con qué frecuencia visitarán tu negocio y en qué horarios, y cuál será tu ticket promedio de compra. Lo ideal es definir una imagen de esa persona y darle un nombre.

2. ¿El local estará cerca de mis clientes?

Una vez definido el perfil de tu consumidor, el siguiente paso es saber por dónde se mueve. Y eso no sólo tiene que ver con su lugar de residencia, sino también de estudios, trabajo y esparcimiento. Por ejemplo, si vendes accesorios de moda de bajo costo, una tienda cerca del acceso a una universidad podría ser una buena opción. Si ofreces servicios, es vital que tu negocio sea accesible a tus clientes, y que tengas en cuenta factores como los horarios de atención y el estacionamiento.

3. ¿Podré atender bien a mis consumidores?

Es importante que, antes de salir a buscar una propiedad, cuentes con el diseño de tu tienda, la distribución de los espacios y toda la información necesaria para tomar una buena decisión. Por ejemplo, si vas a abrir una cafetería, necesitas saber cuántos metros estarán dedicados a las mesas, cuál será el espacio de la cocina, dónde estarán ubicados los baños y si contarás con lugares de estacionamiento. Sin estos datos, podrías entusiasmarte con un local sólo por su ubicación, y terminar cometiendo un gran error.

4. ¿Cuál es el entorno del local?

Es muy importante que analices qué otras marcas, negocios y empresas operan en las cercanías. Esto incluye a la competencia, que no siempre será un factor en contra: ¿te has dado cuenta de la cantidad de cafeterías que abren cerca de las sucursales de las marcas líderes? Y también a empresas con las que podrías firmar algún convenio para asegurar las ventas iniciales y los ingresos fijos del negocio. Por ejemplo, si vas a abrir un gimnasio, podrías ofrecer membresías con descuentos especiales para los empleados de los corporativos más grandes que operan en las cercanías. 

5. ¿Mi plan de negocios puede sostener el costo de la propiedad?

Además de la renta y el depósito, en zonas de alta demanda muchas propiedades exigen pagos adicionales, como el traspaso o el guante. Esto puede hacer esta inversión muy costosa, y aumentar los riesgos de fracaso del emprendimiento. Si confías en el potencial de tu producto o servicio, es mejor arrancar con una ubicación buena, pero más rentable, que además te permita hacer los ajustes necesarios a tu modelo de negocios e ir ganando más clientes.

Si quieres más recomendaciones para que tu negocio crezca te invitamos a seguirnos en Facebook.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: