Los emprendedores más exitosos son buenos para planear y ejecutar. También se toman el tiempo para hacer revisiones periódicas de las métricas de su negocio, de los logros alcanzados y del clima laboral. Eso les da información precisa sobre lo que está funcionando, lo que está causando problemas y lo que deben arreglar en el corto, mediano y largo plazo.

Por eso, a pocos días de que acabe el año, es importante que no sólo te concentres en la estrategia y los grandes proyectos para 2018, sino hacer también una evaluación de lo sucedido en tu compañía durante los últimos 12 meses. Si no lo haces, lo más probable es que termines cometiendo los mismos errores, o enfrentando los mismos obstáculos el próximo año, lo que se traduce en poco o nulo crecimiento de tu negocio.

¿Pero cuáles son los puntos que debemos analizar? ¿Qué información clave necesitamos revisar para tener un panorama claro sobre la salud de la empresa? ¿Por dónde empezar? Aquí te compartimos una guía paso a paso, que puedes adaptar según el tamaño y giro de tu negocio, y que también puede ayudarte a planificar mejor el próximo año.

1. Prepárate para hacer un análisis objetivo

Para un emprendedor, su empresa ocupa uno de los espacios más importantes de su vida. Y eso no puede cambiar. Pero es importante que, antes de sentarse a hacer esta evaluación, te enfoques en los datos concretos y le quites emocionalidad al asunto. Esto te permitirá liberarte de sentimientos como el miedo, la culpa o la rabia. Encara el proceso con una actitud positiva y curiosa, que te permitirá celebrar los logros, pero también descubrir información valiosa para poder hacerlo mejor en 2018.

2. Haz una lista de los puntos que debes revisar

Para que sea efectivo y arroje información verdaderamente útil, el proceso de evaluación debe responder a un número limitado de preguntas. Analiza cuáles serían las más importantes en el caso de tu compañía, y haz una lista detallada. Por supuesto, es importante tener en cuenta el plan estratégico elaborado para el año. Entre las preguntas más importantes, podrías incluir:

  • ¿Cuáles fueron los objetivos de ventas establecidos para 2017? ¿En qué porcentaje se alcanzaron?
  • ¿Cuáles fueron los factores que impulsaron o impidieron el logro de esos objetivos?
  • ¿Se respetó el presupuesto de gastos e ingresos? ¿Hubo gastos extraordinarios?
  • ¿Cuáles fueron los principales logros de la operación? ¿Y cuáles fueron las dificultades?
  • ¿Quiénes fueron los empleados que alcanzaron sus metas y fueron fundamentales para el crecimiento del negocio?

3. Define las métricas más importantes

Para medir el desempeño de una empresa, no basta con revisar los estados financieros. También hay que tener en cuenta otros parámetros, como por ejemplo, el crecimiento en el número de clientes o de la base de datos, el índice de rotación de los empleados, la evolución del ticket promedio, la presencia de la marca en las redes sociales o la tasa de conversión del e-commerce. Determina cuál es la información que te va a mostrar de manera más clara cuál fue la expansión del negocio, en qué medida mejoró la operación o cuál fue la efectividad de los planes de ventas.

4. Establece un programa de trabajo

Una evaluación anual no puede realizarse en una mañana, ni siquiera en un día. Para que tenga el nivel de profundidad y seriedad necesarias, desarrolla una guía de trabajo con fechas y horarios definidos, en la que participen todas las partes involucradas. Por ejemplo, si vas a revisar los resultados del plan de mercadotecnia, es importante que te reúnas con el director a cargo del área, y que te entregue pruebas documentadas de su desempeño. Si pides la información de último momento, o incluso si no escuchas aclaraciones y explicaciones, no obtendrás los datos completos que estás buscando.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: