Los expertos en recursos humanos calculan que reemplazar a un empleado cuesta, en promedio, un año de su salario. Pero la rotación de los trabajadores no solo resulta oneroso para la empresa: también tiene un impacto negativo sobre el avance de los proyectos, el logro de los resultados y el nivel de satisfacción de los clientes.

Hay otro factor que deberíamos tener en cuenta, y tiene que ver con el clima laboral. Cuando un compañero o superior deja la empresa, sobre todo si lo hace enojado o frustrado, se puede generar un efecto contagio que, al final, puede causar una fuga masiva del mejor talento.

Retener a los mejores empleados y formar equipos de alto rendimiento es imprescindible para el crecimiento del negocio, y los verdaderos líderes lo saben. Y trabajar en esto debería ser uno de tus objetivos más importantes del año. Para que puedas cumplirlo, aquí te preparamos una lista de cinco consejos útiles de los expertos.

1. Asegúrate de que el mejor talento coincida con las necesidades del negocio

Lo primero es revisar qué es lo que la empresa necesita hoy, según su etapa de crecimiento. Y luego confirmar que cuentas con los profesionales adecuados para atender esos problemas o retos. Es importante que, si vas a invertir tiempo y dinero en el mejor talento, estés seguro de que son imprescindibles para el futuro de la compañía. De lo contrario, no te sentirás motivado a hacerlo.

2. Confirma que los empleados se sientan identificados con la misión de la empresa

Por ejemplo, si los directivos han determinado que todos deben trabajar por dar un servicio excepcional al cliente, será difícil retener a un vendedor que sólo busca cerrar ventas, pero no se preocupa por dar atención post venta. Aunque tenga muchas habilidades para hacer presentaciones o negociaciones, o contactos valiosos, en algún punto generará ruido en el equipo y, al final, terminará causando problemas.

3. Sé justo

No cumplir con los acuerdos, tener favoritismos o no reconocer a quienes más trabajan o más resultados dan son factores demoledores de la confianza. Y sin confianza, es difícil llegar a acuerdos mínimos con un equipo. Además, no olvides que los profesionales más calificados siempre va a tener más opciones para iniciar su propio negocio o incluso encontrar un nuevo trabajo, especialmente entre tu competencia.

4. Paga a los trabajadores un salario emocional

Esto tiene que ver con todas las compensaciones no monetarias que permiten a los empleados tener una mejor calidad de vida, y que no afectan los resultados de la empresa. Por ejemplo, la posibilidad de trabajar algunos días desde casa, el acceso a descuentos especiales para ir a un gimnasio, o días extra de vacaciones como parte de un bono.

5. Alíentalos a no estancarse

Esta es una regla que siempre se cumple: los mejores empleados siempre van a querer aprender algo nuevo y avanzar en su carrera. Por eso, la carga excesiva de trabajo, la falta de apoyo para acceder a capacitaciones, y la carencia un mentor y de un plan de desarrollo profesional solo logran que las personas pierdan interés en seguir trabajando en una compañía.

 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: