Ya está a punto de terminar el primer mes del año y quizá hay una pregunta que no abandona tu cabeza: cómo vas a lograr que el negocio sea más rentable. Si es así, ¡felicidades! Los empresarios más exitosos no piensan tanto en vender más, sino en cómo lograr que cada peso invertido o cada hora trabajada ofrezca el máximo beneficio.

Las fórmulas ganadoras que aplican estos hombres de negocios son más sencillas de lo que te imaginas. Nada de costosos asesores ni de reingenierías financieras: lo que tienes que hacer en conectar a fondo con tu mercado, escuchar lo que tiene para decirte y definir estrategias efectivas para convertirte en su mejor opción. Así, no solo verás aumentar tus ingresos, sino el valor de tu ticket promedio y, al final, el margen de ganancias de la empresa.

¿Listo para descubrir esas prácticas que llevarán tu negocio al siguiente nivel? ¡Sigue leyendo!

1. Segmenta, segmenta y vuelve a segmentar

Este año, aléjate de la masividad, de los mercados más competidos y enfócate en esos nichos desatendidos o poco aprovechados, que podrían significar mayores fuentes de ingresos para tu empresa. El primer paso es revisar toda la información disponible sobre tus clientes actuales, a través un Sistema Administrativo Empresarial. ¿Quiénes son tus mejores compradores? ¿Cuántas veces visitan tus locales y cuánto gastan en promedio? ¿Qué porción de tu mercado actual representan? ¿Qué problema o necesidad tienen? ¿Qué los hace sentirse frustrados?

2. Depura tu oferta

Luego de identificar esos nichos más rentables que has estado ignorando, tienes que revisar tu oferta actual. ¿Cuáles son tus productos o servicios que ofrecen el mayor margen de rentabilidad? ¿Son adecuados para ese nuevo segmento de mercado en el que vas a concentrarte? ¿Qué mejoras o adecuaciones necesitan? Durante este proceso, quizá descubras que debes abandonar el primer producto que lanzaste al mercado, o al que le tienes más cariño. Deja los sentimentalismos de lado, sé estratégico y toma la decisión más conveniente para tu negocio.

3. Desarrolla una estrategia para generar más conversiones

La próxima vez que el director de marketing de la empresa te comunique que la marca tiene un montón de nuevos seguidores en las redes sociales, pregúntale cuántas de esas personas hicieron una compra. Al final, ¡eso es lo que importa! Así que este año, trabaja más para que aquellos que se suscribieron a tu newsletter, visitan regularmente tu blog, tu tienda en línea o tu local a la calle decidan probar al fin tus productos. Y luego se vuelvan “adictos” a ellos. Si mantienes los costos bajo control, eso tendrá un impacto directo en tus resultados.

4. Evita las prácticas comerciales que pueden devaluar tu propuesta de valor

Los “descuentazos”, las ofertas 2×1 y los productos gratis son más aconsejables para mercancías de consumo masivo que para aquellas de mayor valor y rentabilidad. Así que trata de no entrar en este tipo de estrategias. En el caso de los servicios, se claro con tus clientes en cuanto a los alcances y los límites del desarrollo de un proyecto, asesoría o apoyo. Y es mejor que lo hagas a través de un contrato, en el que queden claramente establecidos los pagos extra para atender otros requerimientos. De lo contrario, los clientes difíciles se convertirán en una verdadera pesadilla y, al final, terminarán incrementando tus costos y complicando la operación.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: