Para muchos emprendedores y pequeños empresarios, incorporar la Factura Electrónica a su negocio es visto solo como una obligación fiscal. Y según su punto de vista, significará más trabajo administrativo, más gastos y claro, tener que pagar impuestos; sin embargo, dar este paso significa también muchas ventajas.

En primer lugar, estar al día con Hacienda no sólo nos da tranquilidad, sino que nos permite formalizar nuestro negocio y planificar a largo plazo. Por ejemplo, para abrir una cuenta bancaria empresarial necesitamos presentar un RFC. Y si queremos solicitar un crédito, será necesario verificar la situación fiscal de la empresa. Otra ventaja es que, al momento de declarar nuestros impuestos, podemos deducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en las compras de bienes asociados a la actividad de nuestra empresa.

Utilizar un Sistema de Facturación Electrónica permite además agilizar las operaciones y tener un mayor control de los números del negocio. Gracias a la tecnología, todas las transacciones quedan registradas en segundos: cualquiera sea tu profesión o giro comercial, puedes generar fácilmente facturas, notas de crédito, recibos de honorarios, de arrendamiento y otros comprobantes de ingreso y egreso. Y algo muy importante a tener en cuenta: con algunos sistemas, podemos respaldar nuestra base de datos en la nube.

A prueba de errores

Este tipo de plataformas son también muy útiles para precargar los datos que necesitamos y armar un catálogo de clientes y productos, con información comercial y fiscal detallada. Esto minimiza los errores a la hora de generar documentos, y evita inconvenientes como tener que cancelar posteriormente un archivo ante Hacienda.

Contar con un Sistema para generar Factura Electrónica nos ayudará además a no perder a ningún cliente. Ten en cuenta que, debido a los mayores controles del Servicio de Administración Tributaria (SAT), son cada vez más las personas que requieren un comprobante fiscal a la hora de hacer una operación, para poder comprobar gastos y hacer las deducciones correspondientes.

Y por último, estas plataformas pueden ser un buen auxiliar para la toma de decisiones en el negocio. Algunos sistemas permiten realizar de manera sencilla estadísticas y gráficos, para obtener información precisa sobre ingresos, clientes y egresos.

En el mercado existen muchas opciones de Sistemas de Facturación Electrónica y a precios muy accesibles (incluso con planes de pago mensuales). Pero a la hora de optar por una, es importante que cuenten con todas las características que mencionamos y cumplan con los requisitos fiscales. Sólo así podrás aprovechar al máximo sus ventajas.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: