Las nuevas tecnologías y la transformación digital están revolucionando la forma de hacer negocios, pero también están teniendo un impacto no siempre positivo en el personal. Sentimientos como el miedo, la desconfianza y la resistencia al cambio pueden afectar el compromiso de los empleados y, a largo plazo, los resultados de la empresa.

¿Pero qué hacer? ¿Es suficiente con anunciar los cambios y luego dejar que cada persona se adapte a su tiempo? ¿Qué riesgos corre una compañía que no logra que sus trabajadores se conviertan en parte del cambio? Se trata de un proceso difícil, pero posible de alcanzar si entendemos algunos principios básicos. Aquí te los compartimos.

Lo primero es la gente

En el trabajo se manejan muchas emociones, y en estos tiempos de cambios acelerados siempre existe el temor de ser desplazados de nuestras responsabilidades o, directamente, de perder el trabajo. Antes de anunciar la incorporación de una nueva tecnología, necesitas hacer un análisis a profundidad del impacto del cambio en el organigrama de la empresa. ¿Alguien deberá capacitarse? ¿O cambiar de funciones? ¿Habrá que hacer despidos en algún área? Sólo cuando tengas el panorama completo habla con tu equipo y sé honesto en cuanto a lo que pasará en el corto, mediano y largo plazo. Mantener un ambiente de claridad y confianza es imprescindible en este proceso.

Sin capacitación no hay cambio posible

Enfocadas en recortar gastos y vender más, muchas empresas ya han eliminado en su presupuesto el rubro de diplomados, cursos y talleres para sus empleados y eso se vuelve especialmente crítico cuando una empresa pasa, por ejemplo, por una transformación digital. Sin las herramientas necesarias, sin entrenamiento y sin motivación para adaptarse a los nuevos tiempos, la primera reacción de los trabajadores es el rechazo al cambio. Y es ahí donde los proyectos tecnológicos se estancan o, directamente, fracasan.   

Celebra el cambio, pero también los logros obtenidos

Un error muy común en muchas empresas en proceso de transformación tecnológica es que no toman en cuenta el valor de los conocimientos y habilidades de aquellos empleados que trabajan de forma tradicional. Una nueva herramienta por si misma no puede tener ningún impacto positivo, y mucho menos si no se combina con la experiencia que los trabajadores más antiguos han acumulado a lo largo de los años. Escúchalos, consúltalos y hazlos sentir parte del proceso de cambio. Y sobre todo, celebra todo el talento y el esfuerzo invertido para el éxito de la compañía.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: