En el mundo empresarial, innovación es la palabra del momento. Desde ejecutivos de grandes corporaciones hasta emprendedores, todos la usan para definir la esencia de su negocio o anunciar el lanzamiento de un nuevo producto. Y a menudo, no pasa de ser un slogan sin contenido.

¿Qué es realmente la innovación? ¿Y por qué es tan necesaria para el crecimiento de una empresa? La Real Academia Española la define como la “creación o modificación de un producto, y su introducción en el mercado”, pero si tenemos un negocio, sabemos que es mucho más que eso.

Innovar significa hacer cambios que agreguen valor, y que tengan un impacto positivo en los ingresos o la operación de la empresa. El objetivo final es que la compañía se vuelva más competitiva, y que sea capaz de sobrevivir en el largo plazo. En este sentido, la innovación no es una opción, sobre todo si tenemos un pequeño o mediano negocio y queremos ganar participación de mercado.

Apóyate en una metodología

Lo cierto es que generar y captar valor en una empresa es una tarea diaria, no algo que pueda resolverse en un retiro de fin de semana de los principales ejecutivos. Porque además necesita que se involucre a todas las áreas de la empresa, por eso, para innovar, se necesita una metodología y en lo posible, la orientación de un experto.

Una de las herramientas más efectivas es el Business Model Generation Canvas desarrollado por Alex Osterwalder. Este reconocido consultor trabajó en un “lienzo” que propone trabajar en nueve ejes de una empresa:

  • Segmento de clientes
  • Propuesta de valor
  • Canales
  • Relación con el cliente
  • Fuentes de ingreso
  • Recursos clave
  • Actividades clave
  • Alianzas estratégicas
  • Estructura de costos

Estos puntos se enfocan básicamente en dos conceptos: el beneficio que la empresa genera para su cliente (y para sí misma), y la forma en que ese beneficio va a ser producido, comercializado y entregado. Ambos conceptos están unidos, al final, por la generación de valor.

Al momento de aplicar una metodología de innovación, es muy importante que participen no sólo los grandes ejecutivos, sino empleados clave como aquellos que están en una relación directa con el cliente. Hacer grandes cambios en una empresa es un proceso difícil, que no necesariamente significa que los trabajadores se sientan motivados, por eso es importante mantenerlos informados, escucharlos y convertirlos en una parte importante de la transformación.

¿Qué te parece esta metodología para encontrar el valor agregado a tu negocio?

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: