Si te mantienes informado sobre las últimas novedades en materia de marketing digital, seguramente has oído hablar del Reglamento General para la Protección de Datos (RGPD) que entró en vigencia el último 25 de mayo en la Unión Europea. Si tu negocio opera en México o cualquier otro país de América Latina, quizá creas que no necesitas prestar atención a esta nueva normativa. ¡Pero estás equivocado!

Aunque tu negocio opere fuera de Europa, seguramente manejas información de usuarios o clientes de algunos de esos países (por ejemplo, por la suscripción a un newsletter de un ciudadano español). Otro caso en el que deberías cumplir con los requisitos de esta ley es si eres proveedor de una empresa radicada en un país europeo.

Y si no caes en ninguna de estos supuestos, finalmente es bueno que conozcas hacia dónde va la regulación para el manejo de datos personales en los países más desarrollados. Y que vayas adoptando esas mejores prácticas para beneficio de tus clientes, pero también de la propia empresa. ¡Toma nota!

Cuál es la importancia del RGDP
  • Da a los usuarios o “sujetos de datos” derecho pleno sobre sus datos personales: acceso, control y titularidad.
  • Hace a las empresas responsables por el procesamiento, almacenamiento y destrucción de esos datos. Eso incluye a compañías privadas y públicas, instituciones educativas y organismos sin fines de lucro.
  • Unifica todas las normas de protección de datos que estaban vigentes en los países de Europa.
Qué información debe ser protegida
  • Nombre
  • Edad
  • Nombre de usuario
  • Contraseña
  • Email
  • Dirección
  • Teléfono
  • Datos de facturación
Cuáles son los derechos que protege la nueva ley

Cuando se establece una relación con una empresa, un ciudadano europeo tiene ahora ocho derechos fundamentales en relación con la utilización de sus datos personales:

  1. Derecho a estar informado: un usuario puede ahora exigir conocer cómo están siendo utilizado sus datos.
  2. Derecho al acceso de datos: se refiere la entrada de un individuo a la base de su propia información almacenada por la empresa.
  3. Derecho a la corrección de los datos: establece la capacidad de pedir cambios o agregados a la información registrada por la empresa o el usuario.
  4. Derecho a la eliminación de datos: un ciudadano europeo puede pedir que se borre su información personal tanto a la empresa como a otras organizaciones con las que la misma compañía haya compartido esta información.
  5. Derecho a restringir el procesamiento de los datos: otra de las novedades de la normativa es que se puede solicitar la suspensión temporal o definitiva del uso de la propia información personal.
  6. Derecho a la portabilidad de los datos: la ley establece que un usuario puede pedir la transferencia de sus datos a otro responsable de manera electrónica.
  7. Derecho a objetar el procesamiento de los datos: el titular puede impedir acciones tan cotidianas como la incorporación de su información a una base de datos o su procesamiento.
  8. Derecho a no ser sujeto de toma de decisiones automatizadas: por último, un ciudadano europeo puede negarse a que sus datos sean procesados por un algoritmo, y exigir en cambio la participación de una persona o grupo de personas.
Sanciones

¡El RGDP es un tema serio! La nueva legislación establece multas por hasta 20 millones de euros, o el 4% de la facturación de una empresa, por incumplimientos. Así que es mejor tomar en cuenta todos los cambios que introdujo.

En un próximo artículo, te diremos cómo puedes comenzar a aplicar estos cambios en tus próximas acciones de marketing digital, ya sea que estés trabajando en una campaña de correo electrónico, redes sociales o anuncios pagos.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: