Para tener éxito, todo plan de marketing necesita incluir información precisa sobre quién es el cliente objetivo del negocio. Pero no sólo eso: la estrategia más efectiva es saber quién es nuestro cliente ideal, es decir, aquel que está dispuesto a pagar lo que sea por la solución que le ofrecemos. Y que al final te ayudará a hacer crecer tu negocio.

Si ya cuentas con un consumidor de este tipo en tu empresa, será fácil identificarlo: conoce el valor de tu producto o servicio, sólo se queja cuando surge un verdadero problema, paga en forma puntual y recomienda a otros tu marca. Al final, es el cliente con el que más disfrutas trabajar y en el que deberías concentrar la mayoría de tus esfuerzos de promoción.

¿Pero cómo identificar a ese cliente ideal? ¿Por dónde debemos empezar a buscarlo y que características debemos tener en cuenta? Estos son los 9 pasos que debes seguir.

☐ Escucha más atentamente

Tu cliente ideal es aquel que todavía no ha encontrado lo que necesita en el mercado. Incluso ya puede estar trabajando contigo, pero con un presupuesto mínimo. Presta atención a lo que está diciendo, a cuáles son sus problemas y frustraciones, y qué experiencias ha tenido. ¿Dónde? En redes sociales, foros empresariales o entrevistas en medios de comunicación.

☐ Define en qué eres extraordinario

No podemos ser buenos en todo. Siempre habrá algo que podamos hacer mejor que los demás, ya sea por nuestro talento o habilidades, por nuestra experiencia, por las características de nuestro equipo o simplemente por nuestra capacidad de trabajo.

☐ Confirma que tu valor extraordinario es lo que está faltando en el mercado

Tu propuesta no valdrá nada si no hay alguien esperando por ella y dispuesto a pagar lo que sea por trabajar contigo. Investiga a la competencia, habla con tus clientes actuales y potenciales, y en lo posible haz algunas pruebas gratuitas de tu producto o servicio para asegurarte de que tienes un verdadero valor diferencial.

☐ Enfócate en tu cliente ideal

Llegó el momento de vender. Revisa tu estrategia de marketing y define cómo vas a comunicar tu propuesta de valor a ese nuevo mercado objetivo. No te desenfoques tratando de conquistar a todo el mundo.

☐ No aceptes el regateo

Al momento de presentar una propuesta a un cliente ideal, vuelve a escucharlo y prepara el mejor proyecto posible para solucionar sus problemas. Pero una vez fijado el presupuesto, sé firme cuando te pidan descuentos muy grandes, porque entonces entrarás en una guerra de precios con tu competencia.

☐ Da un servicio excepcional

Un cliente ideal traerá a otros. Para mantenerlo, para que esté dispuesto a invertir más contigo, y para que además comparta sus experiencias positivas con conocidos y colegas, es importante que mantengas vigente tu valor diferencial y que estés siempre atento a sus problemas y necesidades.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

***

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este artículo.