Existen diversos aspectos internos mediante los cuáles se manifiesta una crisis en una empresa, lo importante es detectar de dónde proviene y actuar rápidamente, pero siempre con conciencia de los pasos a seguir.

Ante una amenaza de crisis, se recomienda que este se planee con antelación, es decir, antes de que ocurra la crisis, ya que en calma podemos visualizar mejor cómo se debe actuar en momentos de contingencia.

La etapa de crisis suele atravesar por las siguientes fases:

1. Expectación

La gente tiene incertidumbre, comienza a especular y se inicia un periodo en el que se maneja información poco precisa, pero sí con mucho rumor.

2. Entendimiento

Se debe mantener la adecuada comunicación para revitalizar la credibilidad en la organización, de otro modo los empleados pueden llegar a percibir deshonestidad. En esta fase lo que debemos planear es cómo actuaremos ante la información que se difunde, cómo podemos aclararlo para evitar que la crisis incremente.

3. Entender consecuencias

Debemos estar conscientes de que las cosas no siempre van a salir bien, toda crisis es derivada de una afectación, por lo que debemos ser optimistas pero actuar siempre con los pies en la tierra.

4. Evaluar planes de acción

Desarrolla estrategias para recuperar la credibilidad y la confianza de tus clientes y empleados, recuerda que ambos bandos son la clave de tu recuperación y éxito.

5. Valora costos y beneficios

Todo plan de acción implica un costo, pero si los beneficios son mayores y te ayudarán a fortalecer debilidades, valen toda la inversión del mundo.

6. Generar compromiso

Los empleados debe volver a creer en los planes de la empresa para sentirse seguros y motivados a colaborar e incluso a aportar ideas que resultes productivas para toda la organización, por lo que debes pensar en un plan de continuidad, tras la crisis.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: