En la actualidad, la transformación en las empresas es cada vez más acelerada. En el mercado todo puede cambiar de un año a otro, y entre los motivos de este fenómeno están el desarrollo tecnológico, la aparición de nuevos competidores y la transformación en las formas de consumo y comercialización.

Ante este panorama, la capacidad de adaptación de un negocio al cambio es fundamental para que pueda crecer; sin embargo, no es proceso fácil. Suele generar resistencia tanto por parte del personal como de los mismos dueños de la empresa, ya que despierta sentimientos como el miedo o la incertidumbre.

Pero si el cambio es necesario, ¿cómo lograrlo sin que gane la resistencia interna? Algunos especialistas en desarrollo organizacional recomiendan tener en cuenta los siguientes puntos.

1. Comunica las razones del cambio

Un proceso de innovación debe involucrar a todo el personal de la empresa, desde el empleado de menor rango hasta el director general. Transmite con claridad cuál es la nueva estrategia, sus causas y objetivos, para convencer al equipo de sus beneficios. Y escucha siempre la opinión de los empleados más antiguos, para que se sientan motivados y parte de la nueva etapa. Imponer nunca es una buena idea.

2. Promueve el trabajo en equipo

Para que la transformación sea posible, cada empleado debe cumplir una tarea específica en función del plan estratégico. Si quieres garantizar el trabajo coordinado, organiza reuniones semanales o mensuales con los directores de cada departamento, para dar seguimiento a los avances y detectar problemas a tiempo.

3. Asegura la capacitación necesaria

Un proceso innovador o el desarrollo de un producto suelen demandar nuevos conocimientos y habilidades por parte de los empleados. Organiza los cursos, talleres y otras actividades necesarias para que puedan adquirir y aprender a aplicar las nuevas herramientas. Solo así podrán convertirse en actores importantes de los nuevos proyectos.

4. Comparte los resultados

La transformación de una compañía es el resultado del esfuerzo de todo el personal, no solo del director general o el líder del proyecto. Así que comparte continuamente los avances alcanzados y el camino que falta por recorrer para seguir fortaleciendo e incentivando el trabajo en equipo. Puedes hacerlo organizando reuniones periódicas con los empleados o a través de correos electrónicos. Por supuesto, ten cuidado con la información confidencial, ya que siempre existirá el peligro de filtraciones a la prensa o la competencia.

Para más recomendaciones que impulse el crecimiento de tu negocio, síguenos en Facebook.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: