Puedes tener el mejor producto del mercado, precios competitivos, una operación eficiente y proveedores comprometidos, pero si tu equipo de trabajo no está motivado, será imposible que tu negocio alcance sus metas.

Según un estudio de la consultora Cone Communications, hoy existe un mayor entendimiento en las compañías de que los empleados buscan recibir mucho más que un salario y beneficios básicos. En el lugar de trabajo, también quieren desarrollarse a nivel personal: el 74% de los encuestados dijo que se sienten más satisfechos cuando tienen la oportunidad de tener un impacto positivo en su trabajo; y el 51% aseguró que no trabajaría para una empresa que no tenga un compromiso fuerte con la sociedad y el medio ambiente.

¿Cómo convertir entonces a los colaboradores en nuestros aliados, sobre todo cuando no hay dinero suficiente para incentivos económicos? Aquí te compartimos cuatro estrategias sencillas pero efectivas para motivar a los empleados:        

1. Da a tus empleados un propósito

El dinero es importante, pero no suficiente para lograr que una persona sea feliz en su trabajo. Lo más importante es el sentido de “misión”, o en otras palabras, conocer cuál es nuestro rol y grado de responsabilidad para que la empresa pueda alcanzar sus objetivos. Como en la vida personal, todos necesitamos sentirnos valorados.

2. Sé coherente

Los discursos motivacionales de fin de año y las reuniones de integración para los empleados no tendrán ningún impacto positivo si los líderes de la empresa no predican con el ejemplo. Aplicar un recorte de personal o eliminar los bonos de compensación, y renovar al día siguiente las computadoras de los directores puede tener un efecto devastador en el ánimo del equipo. Cuidado con esos detalles.

3. Desarrolla el talento individual

Cada persona tiene habilidades e intereses únicos, y la necesidad de contribuir y ser reconocido por sus logros. Escucha a tus trabajadores, pregúntales qué les apasiona y cuál creen que es su misión en la compañía y en el mundo. ¿Hay alguien interesado en el medio ambiente? Entonces podrías encargarle el desarrollo de una iniciativa de “prácticas verdes” en la empresa.

4. Lidera “con puertas abiertas”

El dueño o director no puede ser considerado por los empleados como alguien inaccesible o de carácter difícil. Eso no sólo crea desconfianza, sino que impide que los ejecutivos en los puestos más altos tengan información de primera mano sobre lo que realmente está sucediendo en el negocio. Muéstrate siempre amable y dispuesto a escuchar comentarios, sugerencias y quejas.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: