Emprender luego de tantas semanas de aislamiento social y cuando la economía apenas empieza a moverse parece, en principio, demasiado arriesgado. También es cierto que son muchas las personas que empiezan a quedarse sin un empleo, o que tienen el temor de perderlo pronto y ya están buscando alternativas para generar ingresos extra. Es ahí cuando abrir un negocio no parece una idea tan descabellada.

Además, hay otro dato a tener en cuenta: algunas de las compañías más famosas y exitosas de la actualidad, como Uber y WhatsApp, nacieron luego de la crisis económica del 2008. Cuando todo es incertidumbre y cambio, aparecen nuevas necesidades y oportunidades, y los ganadores son aquellos capaces de aprovecharlas con inteligencia, creatividad y algo de valentía.

Así que hoy queremos compartirte los mejores consejos para emprender en tiempos de Covid-19, y que también pueden resultar útiles para aquellos que ya tienen una empresa y están buscando desarrollar nuevas líneas de negocios. ¡Toma nota!

#1 Entiende las nuevas necesidades del mercado

Los cambios en las necesidades y los hábitos de los consumidores se han acelerado drásticamente durante los últimos meses. Y además, las condiciones de aislamiento y el aumento de las compras por Internet los han vuelto más impacientes y demandantes. Por eso, si ya tienes una idea de negocios en la cabeza, es más importante que nunca que te preguntes si sigue siendo relevante, si atiende los mismos “dolores” de mercado que antes o si necesita ser reformulada no solo en su propuesta de valor, sino también en su presentación, precio, canales de comercialización y servicio post-venta.

#2 Piensa como un camello

Como explican los mentores en temas de emprendimiento, “hoy hay que pensar como un camello, no como unicornio”. Los unicornios que conocemos, como Facebook o Mercado Libre en el caso de América Latina, se enfocan en el crecimiento rápido y demandan grandes cantidades de capital de los inversionistas (aún si siguen perdiendo dinero). Los camellos, en cambio, tienen que sobrevivir en los ambientes más duros y pueden hacerlo incluso sin beber ni comer durante semanas. Y esa es la mentalidad que tienen que tener hoy los emprendedores, por lo que deben mantener los costos bajo control, invertir en lo que impacte directamente en los ingresos, hacer pronósticos de crecimiento más realistas, y cuidar como nunca el flujo de efectivo.

#3 Haz del servicio al cliente la misión más importante de la empresa

En tiempos de recesión, la lealtad de los consumidores se vuelve vital. Porque como ya hemos dicho varias veces en este blog, es mucho más caro ganar nuevos clientes que mantener a los actuales. Y la estrategia más efectiva para lograrlo es dar un servicio excepcional, sobre todo en países como México donde ese proceso está tan descuidado, incluso en el caso de grandes empresas. Así que, si estás trabajando en un plan de negocios, define claramente los procesos de atención al cliente y del servicio post-venta. Y si ya tienes una empresa en operación, revisa cómo puedes mejorar esa área y ponerte por delante de la competencia.

#4 Sé abierto y transparente con tus socios y empleados

Cuando todo es incertidumbre, la comunicación honesta se vuelve imprescindible para construir confianza y entonces poder acceder a todas las herramientas que necesitamos para abrir o hacer crecer un negocio. Por ejemplo, el voto de confianza o los fondos de los inversionistas, o el compromiso y trabajo extra de los empleados. Como dueño de una empresa, entonces, es vital que analices cómo te comunicas con tus stakeholders (todos aquellos interesados en la marcha del negocio), si lo haces frecuentemente, y qué nuevos canales de contacto puedes habilitar en estos momentos. Piensa por ejemplo en una sesión por Zoom semanal, en mails personalizados o en llamadas telefónicas con los responsables de cada área de la compañía.

#5 Busca el consejo de mentores

El apoyo de otro empresario que ya pasó lo mismo que nosotros, o de un experto en determinado campo (como las finanzas o el acceso a canales de retail), es vital cuando no tenemos ninguna experiencia en los negocios. Y esto se vuelve aún más importante en estos momentos, cuando hay tantos sectores en problemas, tantas empresas que cierran o reducen su personal, y cuando se prevé que la economía mundial tardará meses en recuperarse. Si cuentas con un mentor, o aún mejor, con un consejo consultivo bien constituido, esto no solo te hará sentir más seguro a la hora de tomar decisiones importantes, sino que también traerá tranquilidad a tus inversionistas.

 

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: