Los millones de personas en todo el mundo que tuvieron que empezar a trabajar desde casa de un día para otro entendieron rápidamente que uno de los mayores desafíos que tienen que enfrentar ahora es aprovechar el tiempo al máximo. Pero hay otro, igual de importante: dejar espacio para la vida personal.

Es que en algún momento del día debemos desconectarnos del trabajo. Pero la realidad es que los problemas que enfrentamos en las empresas, unidos a la sensación de agobio e incertidumbre por los meses por venir, hacen difícil que podamos relajarnos. A veces porque sentimos culpa por no hacer más por nuestro negocio. Otras, simplemente porque también tenemos obligaciones familiares que cumplir.

Pero ten en cuenta que dedicar tiempo al descanso y a despejar la mente es fundamental para los emprendedores, y especialmente en estos momentos. Porque no solo puede ayudarte a reducir el estrés y a cuidar tu salud, sino a tener una mente más enfocada, a ganar perspectiva y a manejar mejor tus relaciones de negocios. E incluso a ser más creativo.

Por eso, en el último día del mes, queremos compartirte cinco consejos para relajarte si trabajas desde casa. ¡Ponlos en práctica!

1. Establece horarios de trabajo y respétalos

De acuerdo a tu personalidad, estilo de vida y obligaciones personales, analiza cuáles son las horas del día en las que puedes trabajar sin distracciones. Si estás enfocado en lo que haces, vas a poder avanzar más rápidamente con tus proyectos y entonces sí tener tiempo para poder desconectarte. Si vives con tu familia, es importante acordar estos horarios y comprometerse a respetarlos entre todos.

2. Comunica claramente a tus clientes cuáles son los horarios de atención en la empresa

El hecho de que tantas compañías hayan enviado a sus empleados a trabajar desde casa ha provocado que muchos clientes crean que están disponibles para atenderlos durante las 24 horas. Y por eso no es raro recibir mensajes un sábado a las 9 de la noche. Publica en tu página Web y en tus redes sociales cuáles son los horarios de atención. Y si manejas un número de Whatsapp para el negocio, asegúrate de que no sea tu mismo número personal.

3. Aprende a manejar las urgencias

En momentos de estrés, nos ponemos más exigentes y esperamos que todo quede resuelto inmediatamente. Pero como dueños del negocio, y cuando tenemos tantas cosas por resolver, no podemos atender al mismo tiempo los pedidos de clientes, proveedores, empleados y socios. Por eso es importante que distingas inmediatamente que debe ser hecho ahora, y que otras cosas pueden pasar a la lista del día siguiente.

4. Empieza el día con una actividad que beneficie tu salud

Este es un ejercicio muy práctico para entender que tu vida no está enfocada en un 100% en trabajar, sino también en disfrutarla y en cuidarte. Puedes empezar con una sesión de meditación, una caminata por un parque cercano a tu casa o una clase de Pilates. Establece un horario fijo para esta actividad, y si es necesario que te levantes más temprano para realizarla, hazlo.

5. Dedica tiempo a no hacer nada

Esto es algo que a los emprendedores les genera mucha culpa, ya que están todo el tiempo pensando en su trabajo. Pero si queremos que eventualmente el negocio trabaje para nosotros, y no nosotros para él, entonces debemos darnos espacios en el día para cenar en familia, leer, ver una película o hacer cualquier actividad que disfrutemos y que nos permita conectar con nuestras emociones y nuestro lado más personal.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: