Arrancó julio y llegó el momento de hacer un balance sobre la marcha de nuestra empresa. Hay que revisar los objetivos y si los hemos alcanzado, qué está pasando en nuestro mercado y si necesitamos hacer ajustes en el plan de negocios. También hay que poner la lupa sobre la operación de la empresa, y la contabilidad no puede quedar afuera.

La información contable y fiscal del negocio nos dará un panorama real sobre su estabilidad. Además, si tenemos los números en orden tendremos más certezas sobre los recursos con los que contamos para el resto del año y qué tan fuerte está la empresa para seguir creciendo. Por eso es tan importante hacer un balance contable, y éstos son los puntos que no puedes dejar de revisar.

1. ¿Te has reunido con tu contador?

Si has contratado los servicios de un despacho, seguramente te han asignado a un responsable de cuenta. Si te comunicas cada mes con esa persona para enviar la documentación fiscal y pagar los impuestos, te tenemos una noticia: no es suficiente, por ello debes tener una buena relación con tu contador. A esta altura del año, es vital que tengas una reunión cara a cara con ella para revisar las cifras y definir estrategias para los meses que vienen.

2. ¿Cuentas con un registro ordenado de tu operación?

Las facturas de ingresos, los comprobantes de gastos y toda la documentación relacionada con la contabilidad del negocio debe estar clasificada en carpetas, para facilitar el acceso a la información en el momento en el que la necesitamos. Además, es importante que contemos con nuestros propios archivos y hacer respaldos, para no dejar todo en manos del despacho. Aunque tengas una relación de años con él, en algún momento puedes decidir cambiar de proveedor y es importante estar listos para eso. 

3. ¿Estás al día con el pago de impuestos?

Muchos empresarios se desentienden de este punto y pueden llevarse amargas sorpresas. Si como dueño del negocio no te encargas personalmente de esta tarea, pide los comprobantes bancarios y revisa que las cifras coincidan con los cálculos realizados por el contador. No dejes de tener en cuenta además las fechas en las que se realizaron los pagos, para evitar caer en multas y sanciones.

4. ¿Los comprobantes digitales de tu empresa están actualizados?

El Sistema de Administración Tributario (SAT) ha estado especialmente activo este año en cuanto a nuevos requerimientos para los comprobantes digitales. Los archivos de Nómina ya tienen una nueva versión. Y si tus clientes te pagan en dos o más parcialidades, debes emitir comprobantes adicionales, por lo que es vital contar con un sistema de facturación actualizado.

5. ¿Cuentas con una sistema de contabilidad integral?

Ante un panorama de mayor fiscalización y controles por parte del SAT, la mejor estrategia es contar con la tecnología que puede ayudarnos a ser más eficientes. Una plataforma de este tipo permitirá que tu negocio se mantenga al día de todos los nuevos requerimientos de la autoridad tributaria, llevar un registro ordenado y automatizado de los reportes financieros y contables, y realizar las declaraciones fiscales e informativas a tiempo. En el mercado existen muchas opciones, pero antes de tomar una decisión consulta con tu contador cuál es el sistema más utilizado en el país o la marca más reconocida por los especialistas.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: