Con el aislamiento social impuesto por la pandemia del coronavirus, las ventas a través de Internet se dispararon y cambió para siempre la manera en la que clientes y compañías se conectan. Y los emprendedores no son ajenos a este fenómeno.

Hoy, los dueños de pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen por delante un nuevo desafío: redefinir los procesos que aseguran una buena experiencia del cliente, tanto en canales físicos como digitales. Y este checklist que preparamos te puede ayudar a superarlo.

Asegúrate de que cuentas con una plataforma de ecommerce segura y robusta

No te expongas a riesgos como los ciberataques o el robo de datos. Si no cuentas con los recursos necesarios, opta por un marketplace como Claro Shop link a Claro Shop/ Aspel o Mercado Libre.

Apóyate en opciones de almacenamiento escalables

Los servicios en la nube son ideales cuando el número de transacciones aumenta drásticamente y no podemos predecir la capacidad necesaria en un servidor propio.

Comunica con claridad las políticas de pago, entregas, garantías y reembolsos

Esa información necesita estar redactada de una manera sencilla pero clara, y publicarse en un lugar visible de la página.

Forma un buen equipo de atención al cliente

Dale a estos empleados un espacio privilegiado en la estructura organizacional de la empresa. Eso significa buenos sueldos, incentivos, recursos técnicos y capacitación

Automatiza la comunicación en la base del embudo de ventas

Los mails de respuesta automática y los chatbots son ideales para las primeras consultas.

Trabaja en una estrategia multicanal

No olvides que necesitas generar interacciones entre tus canales de ventas físicos y digitales (un buen ejemplo es la venta en línea con un servicio de pick up en tiendas físicas).

Promueve el feedback de los consumidores

Para detectar problemas, incidentes y áreas de oportunidad, abre canales de comunicación para que los clientes puedan pedir ayuda o compartir una opinión.

Aprovecha las redes sociales como herramientas de social listening

Hoy, cuando se sienten decepcionados con un producto o servicio, lo primero que hacen los consumidores es compartir sus quejas a través de Facebook, Twitter o Instagram.

Escucha con atención a los encargados del servicio al cliente

Los vendedores, los empleados del call center y hasta los community managers tienen información muy valiosa para compartir contigo.

Genera una comunidad alrededor de la marca

Recuerda que cuando compra, la gente no solo quiere resolver un problema o necesidad: quiere pertenecer a un grupo de personas con los mismos sueños o estilo de vida.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: