Los grandes emprendedores son también excelentes jefes y motivadores. Además de cuidar las finanzas del negocio o dedicar horas a revisar el plan de expansión, trabajan de manera permanente en sus habilidades de liderazgo. Porque si algo saben es que, al final, no hay objetivo que puedan alcanzar sin sus equipos.

Richard Branson, uno de los emprendedores más famosos y citados del mundo, tiene una gran frase al respecto. “Los clientes no son lo primero”, dijo alguna vez. “Lo primero son los empleados. Si cuidas de ellos, ellos cuidarán a tus clientes.”

Está claro entonces que, cuando contamos con personal comprometido con el crecimiento de la empresa, no hay ningún plan que nos resulte demasiado grande o inalcanzable. ¿Pero qué caracteriza a esos equipos extraordinarios? ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de hacer nuevas contrataciones o definir los planes de carrera? Estas son las 10 características que deberías tener en cuenta.

#1 Una visión común

Los empleados, sobre todo los de las generaciones más jóvenes, no trabajan solo por una quincena. Para sentirse comprometidos con su trabajo y dar lo mejor de sí mismos, necesitan algo más: un sentido de misión, una imagen de futuro de la empresa, de la que ellos también formen parte y de la que, por supuesto, resulten beneficiados.

#2 Respeto

Para que en los equipos haya un espíritu de colaboración, es básico que exista respeto y consideración por el otro. Respeto por cada persona, por su esencia, por sus valores y por sus sentimientos. Pero también por su capacidad profesional, sus conocimientos, su experiencia y su esfuerzo diario.

#3 Apoyo mutuo

Cuando entre los empleados hay compañerismo y voluntad por avanzar juntos, los objetivos se alcanzan más rápidamente. Pero hay otras ventajas: hay un mejor clima laboral, se reduce la presión y el estrés, y la gente termina disfrutando más de su trabajo.

#4 Comunicación fluida

En los equipos de más alto rendimiento, los empleados están abiertos a las sugerencias de los otros y no temen compartir sus conocimientos, experiencias y contactos con sus compañeros o superiores. Esto, por supuesto, empieza por el ejemplo del dueño de la empresa.

#5 Optimismo

Cuando hay confianza en el futuro, y en la capacidad de la empresa y sus integrantes para salir adelante, ningún reto parece imposible de superar. Optimismo no significa, por supuesto, ignorar las dificultades ni desconectarse de la realidad, sino por el contrario enfocarse en las posibilidades y oportunidades. No importa qué tan negro se vea el panorama.

#6 Reconocimiento

Es importante que, como dueño del negocio y como líder, reconozcas el esfuerzo y los logros de tu equipo de manera regular. Mide bien los resultados para evitar caer en el error de premiar a todos por igual, y dedica especial atención a quien más se ha esforzado por el logro de los objetivos de la compañía. Recuerda que para motivar en serio, tienes que ser justo.

#7 Diversidad

Las empresas más exitosas son los más diversas en cuanto a las características personales, origen e historia, conocimientos y habilidades de sus empleados. Y eso es especialmente cierto en áreas donde es importante la creatividad y la innovación, ya que contar con diferentes puntos de vista da acceso a una perspectiva más amplia y rica de los problemas y sus posibles soluciones.

#8 Comodidad con el riesgo

Aunque no es posible que todos los empleados de una empresa tengan esta característica, es importante que al menos los líderes de cada equipo o área sean proactivos, y no tengan miedo de animarse a hacer cambios o dejar de hacer las cosas como siempre. Por supuesto, esos riesgos deben ser siempre medidos.

#9 Adaptación al cambio

Este punto está relacionado con el anterior, y tiene que ver con la aceptación, apertura y flexibilidad de los empleados ante los cambios de escenario o de hábitos de consumo entre los clientes, la adopción de nuevos procesos y tecnologías, o incluso de tareas diferentes, en beneficio de la productividad y crecimiento de la empresa.

#10 Roles definidos y responsabilidades claras

Por último, en las mejores empresas cada empleado sabe exactamente cuál es su rol, qué esperan de él no solo sus jefes sino sus también sus compañeros, se compromete con los resultados y asume su responsabilidad, sobre todo cuando hay algún error o problema.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: