¿Estás pensando emprender con tu familia? Así como cualquier negocio, se necesitará definir una estrategia desde la concepción, a fin de que el camino por recorrer sea claro para todos los participantes y se eviten conflictos que pongan en riesgo la armonía familiar.

Para construir la estrategia de la empresa familiar es importante definir primero la visión, misión, valores y objetivos, para después realizar un diagnóstico apropiado. Sin planeación no hay negocio, sobretodo si se trata de que una empresa crezca, se consolide y permanezca en el mercado de generación en generación.

Todos los negocios necesitan planificación, pero las empresas familiares además tienen que enfrentar la tarea de balancear las necesidades del negocio y la familia.

Existen cinco temas críticos donde las necesidades de la familia y las exigencias del negocio se superponen y requieren de una acción de planificación en paralelo para asegurar que el éxito empresarial no genere un desastre en la familia o en el propio negocio.

  1. Capital

    ¿Cómo se distribuyen los recursos financieros de la empresa entre las necesidades de la familia y otras necesidades?

  2. Control

    ¿Quién tiene el poder de toma de decisiones en la empresa y en la familia?

  3. Ocupación

    ¿Cómo se selecciona a la persona que ocupará la posición de líder o gobernador en la empresa y en la familia?

  4. Conflicto

    ¿Cómo se evita que este elemento natural de las relaciones humanas se convierta en el patrón de interacción por default?

  5. Cultura

    ¿Cómo están sustentados los valores de la empresa? ¿Cómo se transmiten estos valores a los dueños, empleados  y miembros jóvenes de la familia?

¿Ya analizaste estos puntos en tu empresa familiar?, ¿cuáles son los más complicados de definir y de hacer funcionar?

Síguenos en Facebook

 

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: