La tercerización de servicios es una práctica cada vez más extendida entre las empresas. Las pequeñas y medianas no son la excepción; sin embargo, todavía existe mucho desconocimiento sobre qué es, cuáles son sus beneficios y cuándo conviene o no adoptarla. También existen algunos mitos, como que su único objetivo es bajar el costo de las compañías y que vulnera los derechos de los empleados.

La principal ventaja del outsourcing es que permite acceder a los servicios de un experto durante un período determinado de tiempo, sin la necesidad de hacer una contratación permanente. Eso da a las empresas la posibilidad de mantener sus costos bajo control, tener mayor flexibilidad y acceso al mejor talento del mercado. Sería el caso, por ejemplo, de un proceso de reclutamiento de personal por la apertura de una nueva planta, el cálculo y pago de la Nómina, una asesoría legal y contable, o la administración de un programa de beneficios.

En cambio, no es conveniente tercerizar los servicios de una persona que en realidad trabaja todos los días en la empresa, o que incluso tiene un cargo importante. En el afán de reducir los gastos por aportes patronales y otras contribuciones, algunas empresas pagan a ciertos empleados a través de un recibo o factura. Este tipo de actividades puede terminar en multas y sanciones por parte de la autoridad tributaria, además de provocar conflictos con el personal, y hasta una demanda laboral.

Para decidir si el outsourcing es la mejor opción para tu negocio, es necesario conocer cuáles son sus principales ventajas y desventajas. ¡Te las compartimos!

Ventajas

  • Con un servicio de outsorcing es posible aumentar la efectividad y productividad de ciertos procesos de la empresa, sin incrementar los costos laborales.
  • La compañía puede responder con mayor rapidez a las nuevas demandas del mercado, o a los últimos cambios en materia fiscal o regulatoria.
  • Da acceso a lo último en tecnología o herramientas de innovación sin la necesidad de entrenar al personal para que sepa utilizarla, o de contratar nuevos empleados.
  • Permite que el mejor talento de la empresa se concentre en tareas estratégicas.
  • Da la posibilidad de contar con el conocimiento y la experiencia de los mejores expertos en su campo, que sería imposible contratar como empleados debido a las limitaciones en el presupuesto de la empresa.

Desventajas

  • Se pierde el control absoluto sobre todos los procesos.
  • Se da acceso a un tercero a información clave de la compañía (por ejemplo, datos sobre ingresos y ganancias a un contador, o información sobre patentes a un abogado).
  • La empresa puede perder su capacidad de innovación y el acceso a nuevas tecnologías en aquellas áreas a cargo de un asesor externo.
  • Al no ser parte de la planta permanente, la persona que presta el servicio de outsourcing puede sentirse menos comprometido para alcanzar los mejores resultados.
  • El asesor puede aumentar significativamente la tarifa de sus servicios de un momento a otro. O decidir no trabajar más con la compañía y empezar a colaborar con la competencia.

Para tu negocio, ¿funcionaría este tipo de esquemas?

 

Para más recomendaciones que ayuden a que tu negocio crezca, visítanos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido recomendado: