A medida que la tecnología se masifica y se vuelve más accesible, crece la urgencia por adoptarla, innovar y transformar los negocios. ¿Pero para qué deberíamos usarla en realidad? ¿Tenemos realmente en claro cuál es el impacto que puede tener en la operación y los resultados de nuestras empresas?

Porque, como explican los expertos, no se trata de incorporar plataformas o herramientas simplemente porque están disponibles, sino por todas las cosas nuevas que nos van a permitir hacer. Y que por supuesto, van a significar un antes y un después en el crecimiento de la compañía.

Eso significa que, antes de decidir una compra de determinado software o aplicación, tenemos que tomar decisiones estratégicas, basadas en las necesidades actuales y futuras de la empresa, las demandas de los clientes y la necesaria transformación de nuestro modelo de negocios. Y estos son los usos fundamentales que, al final, debes darle a la tecnología como emprendedor.

Uso #1. Para enfocar la operación y los resultados en el cliente

Con el mayor acceso a Internet y más opciones de compra a su alcance, los consumidores se han vuelto más exigentes y selectivos. Por eso, y hoy más que nunca, todo en la empresa debe tener como destino final ganar su lealtad. Esto incluye al departamento de ventas y la capacidad de comprobar al instante la existencia de determinados productos en bodega. O al de contabilidad, que debe generar comprobantes digitales en minutos. En un clima de competencia feroz, la tecnología puede marcar toda la diferencia.

Uso #2. Para ampliar los límites del mercado

Gracias a Internet, podemos llegar a consumidores de todo el mundo, no importa cuál sea el tamaño de la empresa. Por supuesto, subirse al comercio online es una estrategia difícil y que tiene sus riesgos, pero no podemos ignorar que hoy tenemos decenas de opciones para pensar en startups globales desde el inicio. Ni siquiera hace falta desarrollar un sitio propio de e-commerce, gracias a la existencia de marketplaces como Amazon, Mercado Libre o Kichink! Otra de las grandes ventajas de la tecnología es que es escalable.

Uso #3. Para ganar visibilidad digital

En el mundo offline, el tamaño de nuestras audiencias puede ampliarse hasta determinado punto (pensemos, por ejemplo, en el caso de una tienda de ropa o una panadería en determinada colonia de una gran ciudad). Pero también es cierto que, en Internet, la competencia por la atención de las personas es brutal, y que es cada vez más difícil aparecer en las búsquedas de Google, o conseguir que quienes visitan una página regresen. Por eso, el uso de la tecnología para ganar presencia online debe estar entre tus prioridades. De lo contrario, cualquier esfuerzo comercial que realices (ya sea a través de un ecommerce propio o de una plataforma de terceros) tendrá resultados muy pobres.

 

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: