Cuando un negocio está enfrentando problemas para generar ingresos estables y sostener sus gastos, los programas de membresía pueden ser la solución. Aunque existen desde hace mucho tiempo (por ejemplo, en los gimnasios y centros deportivos) el avance de Internet y los negocios en línea han abierto nuevas posibilidades para aprovechar sus ventajas.

Algunos medios de comunicación digitales han encontrado en este esquema un “salvavidas” ante la caída de los ingresos por publicidad, al ofrecer acceso a contenidos especiales a sus lectores a cambio de una cuota periódica.

Por supuesto, la propuesta de valor debe ser de la mayor calidad y la estrategia de marketing efectiva, no solo para atraer nuevos usuarios sino también para retenerlos a lo largo del tiempo.

Una de las principales ventajas de los sitios de membresía es que no demandan de grandes inversiones iniciales, sino que se puede empezar con unos pocos miembros e ir formando una comunidad sólida a lo largo del tiempo. En cuanto a la oferta específica, puedes ofrecer:

Productos

En este caso, los usuarios pagan una cuota mensual para recibir en casa algún producto específico que los ayude a solucionar un problema o realizar alguna actividad en específico. El sitio Bookish, por ejemplo, es una suscripción literaria que envía cada mes a la casa de sus miembros un libro que acaba de ser lanzado al mercado, junto con complementos para enriquecer la experiencia de la lectura.

Contenidos

Este esquema funciona muy bien para sitios de capacitación o formación profesional o empresarial. Female Entrepreneur Association (FEM) es un buen ejemplo,  se dedica al impulso de mujeres emprendedoras, ofrece cursos, talleres, además de ebooks para que sus miembros de todo el mundo puedan avanzar a lo largo del año con sus planes de negocios, potenciar sus estrategias digitales o mejorar en sus habilidades de liderazgo.

Servicios

En este caso, los programas de membresía pueden ser aplicados por profesionales que deseen compartir sus conocimientos y experiencias a través de algunas sesiones al mes de asesoría personalizada, ya sea en forma presencial, por teléfono o video-conferencia. Así, y dedicándole solo algunas horas al mes, un contador, un coach de negocios o un experto en marketing digital podría incrementar en forma significativa sus ingresos.

Comunidad

En el caso de los negocios offline, los espacios de coworking, como WeWork, se han vuelto muy populares en la capital mexicana y otras ciudades del interior del país. En Internet, un ejemplo interesante es el de las comunidades de juegos en línea, que no dejan de sumar miembros entre audiencias cada vez más específicas y de generar más ventas.

Por dónde empezar

Si ya cuentas con un sitio y has definido cuál será tu oferta, necesitas incorporar funciones que permitan ingresar con un nombre de usuario y una clave, además de hacer pagos con tarjetas de crédito. En el caso de WordPress, hay varios plugins que te pueden resultar muy útiles, como Memberpress, Paid Membership Pro o Restrict Content Pro. Por supuesto, resulta imprescindible contar además con un buen servicio de hosting, para que no haya ningún problema con el funcionamiento de la página.

Los pagos pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o anuales. Antes de definir cuál será la mejor opción para el negocio, es importante estudiar bien el mercado y qué está haciendo la competencia, para definir tarifas no solo razonables, sino también atractivas para tus usuarios potenciales.

Por último, es vital trabajar en una buena estrategia de marketing que te ayude a posicionar el programa al momento de su lanzamiento, pero también a mantener vivo el interés del mercado a lo largo del tiempo. Analiza qué tipo de descuentos especiales puedes ofrecer, por cuánto tiempo y en qué época del año.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: