Una práctica recurrente de los emprendedores es asumir el rol del “hombre orquesta”; ese ser que se levanta al amanecer a abrir la puerta de la empresa, que recibe a los proveedores, que opera la maquinaria, que se encarga de las ventas, que cobra las cuentas, que hace todo, en pocas palabras. El resultado: un dueño agotado, desilusionado y sin tiempo para dirigir el negocio, lo que dificultará su expansión.

Brad Sugars, fundador de la franquicia enfocada en el coaching de negocios ActionCOACH, asegura que el fracaso de un emprendedor se debe en gran medida a que carece de 2 elementos básicos en el mundo empresarial: un plan de administración y operación, y metas.

Por eso, si sientes que las fuerzas para continuar con tu negocio van a la baja, te presentamos los pasos a seguir para dejar de ser un “hombre orquesta” y convertirte en un emprendedor clase mundial.

  1. Hazte a un lado

Una empresa se compone de varias unidades que, para funcionar de manera correcta, requieren de los conocimientos y experiencia de perfiles muy específicos. Por lo tanto, tienes que aceptar que ni dominas todos los temas, ni sabes lo suficiente como para desempeñar todas las labores. Lo recomendable es que armes un equipo multidisciplinario y, lo más importante, que lo dejes actuar.

  1. Sistematiza la personalización

Aunque suene contradictorio, se trata de diseñar un sistema de atención a clientes y proveedores que ayude a tus empleados a dejar una buena impresión en cada negociación. Reúnete con tu equipo y, en una lluvia de ideas, elijan cuáles son las prácticas que más cierre de tratos han logrado, redacten un manual de operaciones y pónganlo en marcha.

  1. Traza metas reales y medibles

Podrás tener la mejor idea de negocio; pero sin metas, estás condenado al fracaso. Evita una mala pasada trazando objetivos reales y, sobre todo, medibles. Brad Sugars recomienda responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántos clientes necesito para obtener e incrementar ganancias?
  • ¿Qué márgenes de beneficios son necesarios para sostener el crecimiento?
  • ¿En cuánto tiempo tengo que alcanzar los puntos anteriores?

Con los números sobre la mesa, sabrás exactamente qué necesitas para lograr las metas y cuánto tendrás que invertir.

  1. Piensa en grande

El próximo paso será hacer crecer la empresa. Para ello, más que dinero, necesitarás prepararte de manera seria en negocios. En ese sentido, el consejo es buscar especialidades o diplomados en finanzas y administración, pues ahí no sólo obtendrás conocimientos, sino también contactos para hacerte de recursos e intercambiar las mejores prácticas.

Síguenos en Facebook y Twitter