Un negocio fuerte y en crecimiento necesita un proceso efectivo de compra de los productos y servicios que necesita para generar ingresos. La buena noticia es que hoy, gracias a Internet, podemos acceder a más información sobre opciones y precios, e incluso a recomendaciones y comentarios negativos de otros clientes. Por lo tanto, podemos tomar mejores decisiones.

Pero más allá de esta ventaja, en la relación con los proveedores siempre hará falta una estrategia clara, habilidades de negociación y una buena dosis de comunicación. Quizá has descuidado algunos de estos puntos, y por eso tu área de compras no está ayudando a la productividad de la empresa.

¿Qué es lo que tienes que hacer entonces para cerrar mejores tratos con tus proveedores? ¿Qué puntos deberías revisar y dónde están las mayores oportunidades para que obtengas condiciones más convenientes para tu negocio? Presta atención a estos consejos de los expertos.

Trata a tus proveedores como aliados estratégicos

No es buena idea maltratarlos con plazos de pago a 90 días o usarlos para financiarte, sobre todo si son pequeñas y medianas empresas. Aplica la fórmula del ganar-ganar para desarrollar relaciones de largo plazo con aquellos negocios que resultan clave para el crecimiento de tu proyecto.

Conócelos bien

Los valores de tu empresa –como el respeto por el cliente, o el cuidado del planeta– deben coincidir con los de tus principales aliados. ¿Qué sucedería si, por ejemplo, tienes una tienda de ropa y descubres que en los talleres de quien te vende playeras operan personas en condiciones desfavorables? Visita regularmente a tus proveedores, y asegúrate del estado de sus instalaciones y de cómo trabaja.

Ten más opciones

Por cada producto o servicio, procura tener información sobre al menos tres proveedores distintos. Recuerda que no importa únicamente la calidad y precio, sino también sobre valor agregado, condiciones especiales y recomendaciones de otros clientes.

Actualiza los datos por lo menos una vez al año

Aunque estés contento con tu proveedor, la sola mención de que te ofrecieron algo mejor o de una oferta de la competencia puede hacer que consigas un descuento o beneficio adicional.

No muestres las cotizaciones de la competencia

Esta práctica, además de desleal, puede dejar una muy mala imagen antes tus proveedores. Al final, lo que pensarán es que harás lo mismo con su propia información y no querrán hacer negocios contigo.

Sé exigente

Una vez acordadas las condiciones del contrato, muéstrate firme en cuanto al cumplimiento de puntos como la calidad de los productos o servicios, la puntualidad en las entregas o los servicios de post-venta.

Mantén una comunicación fluida con tus aliados más importantes

Las reuniones cara a cara y las llamadas periódicas afianzan la relación entre las personas, y los negocios no son la excepción. Define quienes son tus principales aliados y dedícales tiempo en tu agenda.

Pregúntales qué necesitan

Tus proveedores también deben tener problemas, o falta de información y contactos para hacer crecer su propio negocio. Ayúdalos desde tu lugar para que también puedan alcanzar sus objetivos. En conjunto, pueden llegar más lejos y hasta pensar en llegar a nuevos mercados.

 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: