Cuando iniciamos un negocio, nuestro principal objetivo es vender. Cuando ya tenemos los primeros clientes, entonces nos enfocamos en lograr que esos ingresos aumenten, ¡y olvidamos algo fundamental!: que la verdadera medida del éxito de toda empresa es generar ganancias.

¿Lo tienes claro? Las ganancias o utilidades son el dinero de las ventas que realmente queda en la empresa, y que le permite sobrevivir y crecer. El problema de muchos emprendedores es que confunden los dos términos, y es cuando empiezan los problemas para pagar a proveedores o cumplir con la nómina.

Por eso, es fundamental que tengas absoluta certeza sobre si tu negocio está generando utilidades o no. ¿Cómo lograrlo? Acá te lo explicamos de una manera sencilla.

1. Entiende el concepto

El primer paso es tener claridad sobre qué significan las utilidades. Se trata de las ganancias que un negocio genera luego de realizar una inversión, es decir, de pagar por los bienes y servicios necesarios para la producción de lo que vende en el mercado y para su operación. Por ejemplo, en una pastelería, hay que tener dinero para la harina, el azúcar y los huevos para preparar los pasteles, pero también para la renta del local y la energía eléctrica.

Fórmula
Ingresos – costos = Utilidades

2. Conoce bien cuáles son tus costos

El siguiente paso te ayudará con otro error muy común entre los emprendedores novatos: confundir los distintos tipos de gastos que tiene el negocio. Entonces, tienes que diferenciar muy bien entre los costos fijos de la empresa y aquellos que están directamente relacionados con la venta de los productos y servicios.

Tomemos como ejemplo una escuela de idiomas. En este caso, los costos de venta serán las horas de clase que hay que pagar a los profesores, los materiales didácticos para cada alumno y la inversión en publicidad digital.

Fórmula
Ventas netas – costo de ventas = Utilidad bruta

Pero esos no son los únicos costos que tiene la escuela para poder dar su servicio. También tiene que pagar por el espacio donde se dan las clases, la nómina del personal administrativo, los servicios públicos y claro, los correspondientes impuestos. Así llegamos al cálculo de la utilidad neta, el mejor indicador de la salud financiera del negocio

Fórmula
Utilidad bruta – costos fijos y variables = Utilidad neta

3. Lleva un registro impecable de ingresos y gastos

Con claridad sobre estos conceptos, entonces el siguiente paso es asegurarse de que vamos a contar con toda la información que necesitamos para hacer los cálculos. Y si quieres tener un negocio rentable, entonces tienes que ser profesional e invertir en una plataforma de contabilidad que no deje margen para el error. Estos sistemas son imprescindibles porque además de dar mayor claridad sobre las entradas y salidas de dinero, evitan prácticas como las fugas de efectivo y la sobrefacturación de costos.

Además, estos sistemas integrales ya son imprescindibles para cumplir con el manejo de la Contabilidad Electrónica y cumplir con las disposiciones fiscales vigentes. Y tienen otro beneficio adicional: permiten generar diversos reportes, documentos y gráficas para evaluar al momento cuál es el estado financiero de la empresa.

4. Elimina las cajas chicas

Por último, toma medidas firmes para evitar que haya movimientos de dinero que queden fuera del registro y control a través de la plataforma de contabilidad del negocio. Lamentablemente, en las pequeñas y medianas empresas es muy común que algunos directores cuenten con facilidades para hacer movimientos de efectivo sin autorización previa, debido a los lazos de confianza que tienen con el dueño. Pero ahí hay una fuente potencial de fugas de capital y de aumento en los costos, muchas veces no por deshonestidad, sino simplemente por el desorden en el reporte y registro de los gastos.

¿Listo para llevar las ganancias del negocio al siguiente nivel? Todas estas medidas te ayudarán a conocer si tu negocio es verdaderamente rentable, y cuáles son las medidas que tienes que tomar para mejorar su situación contable y financiera. Solo así podrás generar el capital suficiente para una futura expansión, y entonces tomar las mejores decisiones estratégicas.

 

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: