Cuando eres emprendedor y tienes cierto nivel de reconocimiento en tu área de actividad, en algún momento recibirás una invitación para hablar en público. Puede ser en un evento empresarial, ante un grupo de estudiantes o en una conferencia de prensa. Parece algo sencillo, pero la realidad es que muchas personas sienten pánico de exponerse ante este tipo de situaciones.

¿Te sientes identificado? No te preocupes, hay varios “trucos” a los que puedes recurrir para vencer el miedo y desenvolverte con naturalidad frente a una audiencia. Lo primero es entender que todos nos sentimos incómodos y nerviosos al momento de dar una plática, aún las personas que parecen más desenvueltas. Y luego, que hablar en público es una habilidad que puede desarrollarse con la práctica y siguiendo algunos trucos. Aquí te los compartimos.

Hazte amigo de tu audiencia

El temor a la crítica es paralizante. Así que en vez de ver al público como un verdugo y de pensar en todas las cosas malas que verán en ti, concéntrate en lo que la gente realmente necesita escuchar. ¿En qué puedes ayudarlos? ¿Qué problema tienen y qué conocimientos o experiencias puedes compartirles? ¿En qué puedes ser útil? Además, haz contacto visual con los participantes y comunícate con una persona a la vez. Dar una presentación personal, cálida y relevante es mucho más importante que ser un gran orador.

Trabaja en una buena presentación

Si incluyes buenas frases, datos estadísticos o tips, la mayor parte del tiempo los asistentes estarán mirando la pantalla y tomando notas. Y sus ojos ya no estarán sobre ti todo el tiempo. Esto te ayudará a bajar la tensión, recuperar el control de la situación y concentrarte en el contenido que deseas transmitir. Una presentación es, además, un excelente ayuda para la memoria ya que evitará que dejes a un lado la información más importante.

Muéstrate humano

Si durante tu presentación se te cae el micrófono o te tropiezas en el escenario, ¡no pasa nada! Al contrario, este tipo de errores pueden ser la oportunidad perfecta para romper el hielo y conectar de verdad con los participantes. Se genuino, comparte alguna anécdota divertida y cuenta cuáles han sido tus mayores errores, para provocar risas y emoción. También es fundamental que permitas que el público participe del evento, haciendo preguntas o relatando sus propias experiencias.

Practica tus presentaciones

A medida que hables más en público, te sentirás más cómodo con tu nuevo rol. Pero también es importante que trabajes en tus habilidades de oratoria. Lee en voz alta para mejorar tu pronunciación, modulación y entonación. Párate frente a un espejo y analiza tu postura, el manejo de tus manos, tu forma de caminar y las expresiones de tu rostro. No intentes ser otra persona, el objetivo es que siempre te muestres natural y relajado, aunque para eso falta que tengas un buen manejo de tu cuerpo y que te sientas seguro de tus expresiones corporales.

¿Tienes algún otro tip que puede ayudar a otros emprendedores? ¡Compártelo con nosotros!

 

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: