Un gran líder de negocios es una persona admirada. La mayoría de los emprendedores aspiran a alcanzar algún día su riqueza, fama, influencia y todos los beneficios que trae el éxito empresarial; sin embargo, son pocos los que están dispuestos a pagar los costos que esas “rockstars” tuvieron que asumir para lograr sus sueños.

Ponerse un paso por delante de los demás siempre tiene un precio, y si ese es nuestro objetivo es importante que lo tengamos en cuenta. De lo contrario, no estaremos preparados para enfrentar los momentos difíciles, y ante la primera dificultad nos rendiremos. ¿Cuáles son los costos de ser un gran líder?, estos son los que no puedes ignorar.

1. La responsabilidad

Un verdadero jefe es el que se hace cargo de los resultados de su equipo siempre, cuando las cosas salen bien y sobre todo cuando salen mal. Es como el capitán de un equipo de futbol: no importa si anotó un gol o tuvo una actuación individual brillante; si se pierde un partido, al final será su culpa.

2. El trabajo duro

Un director que delega todo el trabajo en sus subalternos, que siempre encuentra una excusa para asistir a un desayuno o cóctel, o que se toma vacaciones extra es un personaje bastante común en los lugares de trabajo. Y una de las causas principales de la desmotivación y el pobre desempeño de un equipo.

3. La ansiedad

Cuando eres un líder ya no puedes hacerte cargo solo de tu función específica en la empresa (por ejemplo, diseñar el plan estratégico de crecimiento). Debes asumir otras tareas más amplias y desafiantes, como asegurarte de que hay un buen clima laboral, de que no hay problemas de fraude o robo hormiga por parte de empleados de confianza, o de que los accionistas están recibiendo toda la información que solicitaron. Estar al frente de una compañía significa presión y estrés permanente, y hay que aprender a lidiar con eso.

4. La soledad

El fundador o director general de un negocio no siempre puede compartir con sus colaboradores que está muy preocupado por determinada situación. Por ejemplo, una baja significativa en los ingresos, la amenaza de salida de un socio, o que necesita despedir a un empleado porque compartió información sensible con la competencia. Muchas veces, y por el bien de la empresa, el líder debe tomar decisiones con el único apoyo de su conciencia, criterio y experiencia.

5. Los costos personales

Barbara Corcoran, una exitosa empresaria de bienes raíces y estrella de la versión estadounidense del reality show “Shark Tank”, comenta a menudo que para ella el balance entre el negocio y la vida personal no existe. Por supuesto, puedes planificar, ser disciplinado y tratar de hacerlo lo mejor posible. Pero al final, ya sea por imprevistos o carga de trabajo, siempre habrá momentos en los que no podrás ver a tu familia, te perderás alguna fiesta escolar de tus hijos o te será imposible ir al gimnasio.

6. La falta de confianza

Cuando te atreves a salir de tu zona de confort, estás poniendo en duda todo lo aprendido y te estás exponiendo al fracaso, la crítica de los demás, y tus propias dudas e inseguridades. Convertirse en un líder significa un aprendizaje permanente, y seguramente las caídas te van a dejar más enseñanzas que los éxitos.

7. Decepcionar a alguien

Por último, debes tener en cuenta que alcanzar los máximos niveles de liderazgo no significa caerle bien a todo el mundo o ser popular. En el camino, tendrás desencuentros con muchas personas, peleas y hasta puedes ganarte algunos enemigos. Lo importante es tener siempre en claro cuáles son tus valores, la misión de la empresa, y tu visión general de los negocios y la vida.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: