El impacto del Coronavirus recordó a muchas empresas medianas y pequeñas que tenían un asunto pendiente por resolver: mejorar el manejo de sus inventarios. Con la caída de la actividad económica y las ventas, comprar mercancía en exceso para reducir los costos de envío o para aprovechar el descuento de último momento de un proveedor ya no resultó tan buen idea.

Y como hemos dicho varias veces en este blog, tener una estrategia inteligente de inventarios es clave no solo para atender a tiempo los pedidos de los clientes, sino para asegurar la rentabilidad del negocio. Y requiere no solo planeación, también una mejora en los procesos y la incorporación de tecnología básica. Esto se vuelve especialmente importante en estos momentos, cuando tantas Pymes están empezando a dar sus primeros pasos en el ecommerce.

Si la bodega de tu empresa se ha convertido en una fuente de pérdidas de dinero, ¡no esperes más! Aplica estas cinco medidas prácticas y recupera la salud de la compañía.

#1. Haz pronósticos periódicos de la demanda

Con la excusa de que estos diagnósticos no son nunca 100% precisos, muchos emprendedores se niegan a realizarlos y entonces hacen sus compras de mercancía por intuición o por olfato. Y con el tiempo, enfrentan dos problemas: no son capaces de cubrir la demanda de sus consumidores o, por el contrario, se quedan con productos en exceso. Por eso es tan importante incluir un pronósticos de la demanda en el presupuesto anual y hacer los ajustes necesarios cada tres meses.

#2. Establece procesos para un almacenamiento seguro y ordenado

Solo así vas a poder encontrar rápidamente los productos que necesitan los vendedores, disminuir las mermas (por ejemplo, por paquetes dañados) y evitar el robo hormiga por parte de los empleados. Así que asegúrate de contar con un espacio amplio y ventilado, con los estantes necesarios y, en lo posible, cámaras de seguridad. Además, etiqueta cada producto que entre a la bodega y ubícalo en su espacio asignado.

#3. Incorpora un software de administración empresarial

El uso de este tipo de plataformas es imprescindible para tener información en tiempo real sobre el estado de los inventarios, las entradas y salidas de mercancía, y cómo esos movimientos están afectando los números del negocio. Y uno de los problemas más comunes entre las Pymes es que siempre hay divergencias entre el inventario físico y lo que aparece en los registros financieros y contables. En el mercado existen opciones muy convenientes de softwares administrativos que pueden pagarse a través de una iguala mensual, que son sumamente eficientes, y que ya incorporan funciones como la conexión directas a tiendas en línea.

#4. Determina el ciclo de rotación del inventario

Este indicador, medido en número de días, indica cuánto tiempo permanece un producto en el almacén, y es vital para calcular con anticipación en qué cantidad y cada cuánto tiempo hay que programar nuevas compras. Aunque este cálculo no es tan complicado de realizar, es mejor que pidas el apoyo de tu contador y que analices cuál es el proceso que debes incorporar en la empresa para mantener la información actualizada.

#5. Lanza ofertas y promociones periódicas

Para evitar quedarte con mercadería que está próxima a vencerse y puede poner en peligro la salud de tus clientes (como en el caso de una tienda de abarrotes o una pastelería), o que puede quedar obsoleta (el ejemplo típico de una tienda de ropa y accesorios de moda), necesitas hacer liquidaciones periódicas de mercancía. Es mucho mejor reducir el margen de ventas o incluso ofrecer productos al costo que ocupar espacio en la bodega con paquetes que nunca van a salir de ahí y que solo van a significar una pérdida (y un recordatorio constante de que tomaste una mala decisión). Además, las ofertas siempre pueden atraer a nuevos clientes y mejorar el flujo de efectivo.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: