Al final de cada mes, y de cada año, los dueños de pequeñas y medianas empresas se enfocan en una sola cifra: la de las ventas del negocio. Es que la entrada de dinero es vital no solo para sostener la operación diaria, sino también para las inversiones necesarias para la consolidación y expansión de la compañía.

Sin embargo, hay otras métricas importantes que deberías tener en cuenta. Porque la realidad es que un crecimiento a largo plazo demanda, a veces, meses de bajas en los ingresos e incluso de pérdidas. Sería el caso, por ejemplo, de una empresa que decide sacar del mercado una línea de productos durante unos meses para hacer un relanzamiento.

Como explican los expertos, no todos los años podremos alcanzar ingresos récord, pero sí pueden ser positivos en otros aspectos, como la eficiencia, la rentabilidad o la lealtad de los clientes. Los emprendedores más exitosos del mundo saben que el dinero no puede ser la única fuente de motivación y crecimiento. Y estas son las tres métricas en las que también se concentran.

1. Productividad

Este es un aspecto del negocio que los pequeños y medianos empresarios suelen descuidar, pero que tiene un enorme impacto en los resultados y, sobre todo, en la rentabilidad. Este año, dedica tiempo a dos tareas clave: la definición de procesos y la automatización de tareas. Y para lograrlo, será vital que inviertas en la tecnología necesaria.

Es que hay procesos que pueden absorber mucho tiempo, trabajo y recursos, pero que hoy pueden realizarse en pocos minutos gracias a las nuevas plataformas de software. Y el mejor ejemplo son las tareas administrativas, como el pago correcto de la nómina.

Aquí va un ejemplo concreto: en octubre pasado, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció nuevos requisitos para la generación de los recibos de nómina, que son obligatorios desde este 1 de enero. Y para cumplir con ellos, es vital contar con la plataforma de nómina adecuada.

Ser un contribuyente cumplido no solo evita inconvenientes y sanciones, también permite al dueño del negocio enfocar su atención en la estrategia y el crecimiento. Y recuerda: la tecnología no es un gasto, es siempre una inversión.

2. Recomendaciones

Que un cliente recomiende tus productos y servicios es una de las herramientas más efectivas para ampliar tu base de consumidores potenciales, generar nuevos leads y vender más. ¿Por qué? Porque el primer contacto con un referido inicia basado en un nutriente ideal para la generación de relaciones comerciales de largo plazo: la confianza.

¿Por dónde empezar a trabajar en una campaña de recomendaciones para este año? Publica en tu página Web los nombres de tus principales clientes y pide a sus voceros que compartan un comentario sobre su nivel de satisfacción acerca de tus productos y servicios. Luego trabaja en un esquema sencillo de incentivos para aquellos clientes que te pongan en contacto con un prospecto interesante (recuerda que las condiciones tienen que ser alcanzables). Una manera sencilla de hacerlo es incluir un link de recomendación o referral link en los emails de cada uno de los ejecutivos de ventas de la empresa. Si el negocio aún es pequeño, puedes incluir a todos los empleados.

Por último, no olvides llevar un registro mensual de las actividades involucradas en este tipo de campañas y de sus resultados concretos. Porque en los negocios, lo que no se mide no existe.

3. Lealtad de los clientes

Cuantos menos consumidores pierdas, mayor será la salud del negocio. Sobre todo cuando se trata de los clientes más grandes, o más rentables, que no solo aseguran ingresos mes con mes sino que fortalecen la presencia de la marca en el mercado.

Para trabajar en este punto, hay un concepto clave que debes tener en cuenta: la calidad del servicio. Así que lo primero es hacer una encuesta sobre el nivel de satisfacción que tienen los clientes actuales: pregúntales no solo qué les gustó y qué no, si no qué sugerencias tienen para que puedas mejorar. Luego analiza junto a los vendedores y el personal de atención información importante , como cuál fue la causa principal de la devolución de un producto, si hay problemas con los tiempos de entrega, o si los clientes tienden a cambiar de marca en determinada época del año y por qué.

Con esa información a la mano, podrás trabajar entonces en un plan para mejorar el nivel de atención y servicio. Enfócate en las medidas más sencillas, menos costosas y de mayor impacto, como generar y entregar facturas en pocos minutos.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: