Ser madre es una de las aventuras más desafiantes que puede tener una mujer. Cuando, además, es su propia jefa, se puede convertir en una hazaña.

Las ahora llamadas “mompreneurs” no solo se sienten responsables por sus hijos o su familia. Al frente de un negocio, también trabajan por sus empleados y sus familias. Y mientras tanto, se preocupan por las ventas, la rentabilidad y sus habilidades de liderazgo. Es que las mujeres son bastante exigentes consigo mismas, y suelen aspirar por los máximos resultados en todo.

A pocos días del Día de la Madre en México, queremos compartir con todas las mamás que forman parte de la comunidad de Mi Propio Jefe los 10 mejores consejos para que sean más productivas, logren mejores resultados y puedan disfrutar de los dos aspectos más importante de su vida: su familia y su negocio.

Consejo #1. Conoce y acepta tus fortalezas y debilidades

Muchas mujeres que tienen una personalidad fuerte aseguran que, tras convertirse en mamás, se sienten aún más poderosas, enfocadas y productivas, porque ya no tienen un minuto que perder. Eso no significa, sin embargo, que entonces tengan que comportarse como súper heroínas o alcanzar siempre la perfección.

Consejo #2. Trabaja por equilibrar tu trabajo y tu vida personal… pero entiende que es difícil lograrlo

Aunque organices muy bien tu agenda, habrá días en las que tendrás que olvidarte de la clase de yoga, postergar la llamada con un cliente o trabajar luego de acostar a los niños. Con dos responsabilidades tan importantes, nunca tendrá las horas suficientes para avanzar con todos los pendientes. Sé paciente, tendrás días mejores que otros.

Consejo #3. Aprende a convivir con la culpa

Los sentimientos de culpa por no poder asistir a una reunión escolar o no pasar más tiempo con los niños son como esos pensamientos que aparecen cuando meditamos: imposibles de eliminar por completo. Acepta que, de alguna manera, siempre van a estar ahí, porque una madre siempre aspira a cumplir con su rol al 100 por ciento. Da lo mejor de ti, y aprende a controlarlos.

Consejo #4. Busca el consejo y la inspiración que necesitas

Muchos de los estudios realizados sobre los retos que enfrentan las emprendedoras señalan uno en particular: la falta de modelos a seguir. Si no naciste en una familia de empresarios, inspírate con las historias de éxito de mompreneurs como Barbara Corcoran, una de las inversionistas de Shark Tank; Joy Mangano, la creadora del “trapeador milagroso”; o Carrie Green, fundadora de la Female Entrepreneur Association. (FEM).

Consejo #5. Pide la guía de una mentora

Vas a poder encontrarla en una red o asociación de mujeres empresarias. Lo ideal es que sea mayor que tú, tenga más experiencia en los negocios y haya enfrentado los mismos problemas y crisis por los que tú estás atravesando en estos momentos. Una mentora te va a dar una visión más objetiva que tu pareja o una amiga, y va a hacer que te sientas menos sola.

Consejo #6. Arma tu red de apoyo

Esto incluye a tu pareja, tus padres y hermanos, tus amigos, la niñera, sus maestras, tu mano derecho en la empresa y los empleados de mayor confianza. Estas personas no solo estarán para ti cuando surja un problema, o podrán reemplazarte en alguna función: son las que siempre te van a impulsar a seguir peleando por tus sueños.

Consejo #7. Haz de la movilidad tu principal aliada

Las mamás y empresarias más exitosas tiene una rara habilidad: son capaces de estar en varios lugares a la vez. ¿Y cómo lo logran? Principalmente, con aplicaciones móviles que les permiten acceder a información clave en todo momento y desde cualquier lugar, por ejemplo sobre el estado de los inventarios o las facturas pendientes. O con plataformas seguras con las que pueden generar facturas o recibos de nómina.

Consejo #8. Dedica tiempo a formar un equipo independiente y autónomo

Cuando eres mamá y emprendedora es vital delegar, sobre todo a medida que el negocio crece y la operación se vuelve cada vez más compleja. Pero para lograrlo no solo necesitas talento y compromiso, sino saber cómo compartir tus conocimientos y diseñar procesos que te den la tranquilidad de que, por ejemplo, los clientes van a recibir sus pedidos en tiempo y forma aunque tú no estés en la empresa.

Consejo #9. Oblígate a desconectarte y regalarte tiempo para relajarte

El hecho de ser mamá y empresaria significa que siempre habrá alguien esperando algo de ti: tus hijos, tus socios, tus empleados o tus clientes. Pero más allá de la responsabilidad que asumiste, tienes que entender que sin salud física y mental, no podrás cumplir con ninguna de esas expectativas. Así que establece un horario a partir del cual te vas a desconectar del celular y la computadora, y pasar entonces tiempo con tu pareja, leyendo un libro o disfrutando de un buen baño.

Consejo #10. Recuerda siempre tu misión

¿Por qué empezó todo? ¿Por qué tener un empleo no fue una opción para ti? En la vorágine del día a día, podemos olvidar muy fácilmente qué nos llevó a emprender, qué queremos hacer por nuestros clientes, o incluso cuál es el legado que queremos dejarle a nuestros hijos. Recordar tu pasión y tu propósito te permitirá reenfocarte, motivarte y recuperar la energía.

 

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: