Los empresarios más exitosos pueden tener características muy diversas. Algunos son líderes naturales, otros son excelentes para los números. Están los visionarios, y también aquellos capaces de detectar oportunidades que nadie ve. Pero más allá de las diferencias, hay una habilidad que todos tienen en común: la capacidad de ejecutar.

La ejecución es lo que permite hacer realidad nuestros planes y lograr que no queden sólo en buenos deseos o no pasen del papel. Es un factor clave para la productividad y el crecimiento, pero que pocas veces tomamos en cuenta cuando pensamos en nuestras fortalezas y debilidades. La buena noticia es que es una habilidad que podemos adquirir y ejercitar, ¡te compartimos cuatro consejos para lograrlo!

Organiza tu agenda de trabajo según tu plan estratégico

Debido a la carga de tareas y obligaciones que tenemos como dueños de un negocio, es normal que muchas veces nos ganen los pendientes o nos olvidemos de lo realmente importante. Para no perder el foco, ten tu documento a la mano y revísalo en forma periódica, para determinar las actividades que debes cumplir cada día, semana y mes del año. Y haz una medición trimestral de los avances, para hacer ajustes en caso de que sea necesario.

Ante la duda… actúa

La búsqueda de la excelencia en lo que hacemos puede jugarnos en contra si no practicamos el equilibrio. Por supuesto que es importante trabajar en una buena cotización para ese cliente que nos atendió después de meses de llamadas e e-mails, pero si tardamos más de lo necesario en enviarla por hacer revisión tras revisión, perderemos la oportunidad de convencerlo para contratarnos el próximo año. Antes estos casos debes tener mucho cuidado, ser extremadamente detallista o caer en la duda constante puede volverte muy improductivo.

No pierdas nunca la pasión

Emprender es un camino largo y difícil, y sin el combustible que nos da hacer lo que más nos gusta, es difícil avanzar. Si somos la cabeza de una empresa, tendremos que asumir tareas que a veces nos resultarán tediosas y desgastantes, y es un costo que inevitablemente tenemos que pagar. Por eso es importante que reserves espacio en tu agenda para aquellas actividades que realmente te motivan y te hacen querer saltar de la cama por las mañanas. Por ejemplo, si tu pasión por cocinar te llevó a abrir un restaurante, pasa algunas horas en la cocina, y no estés siempre haciendo números o hablando con los proveedores.

Dedica tiempo a tu vida personal

Nadie puede tener éxito en los negocios si no busca el balance entre su trabajo y su desarrollo como ser humano. Por eso es imprescindible que dediques tiempo y atención a desarrollar relaciones saludables, a hacer ejercicio, a practicar algún hobby o simplemente a divertirte. Si lo haces, ganarás en salud física y mental, estabilidad emocional, motivación y arrancarás cada jornada lleno de energía.

Para más recomendaciones que ayuden a que tu negocio crezca, visítanos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: