Una de las novedades más importantes que trajo la Factura Electrónica en su versión 3.3, es que para cancelar un CFDI, ahora será necesaria la autorización del receptor. En principio, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dispuso que este requisito sería obligatorio a partir del 1 de julio. En los últimos días anunció un cambio en la fecha de inicio, que será hasta el 1 de septiembre.

Este paso adicional para poder cancelar un comprobante tiene su razón de ser. Se han identificado prácticas indebidas, por ejemplo, tras haber expedido una Factura y recibido el pago correspondiente, algunas empresas y personas físicas cancelaban el documento para disminuir sus ingresos ante hacienda y con ello reducir la base gravable sobre la que pagan sus impuestos. Esta práctica no solo es ilegal, sino que puede llegar a afectar a los compradores, ya que se podría tener dificultades para deducir ese gasto o compra.

Paso a paso

¿Cómo se hace una cancelación?

En principio, las notificaciones se reciben a través del Buzón Tributario. Por eso, para poder concretar esta operación es imprescindible que tanto el emisor como el receptor de una factura lo tengan activado.

El receptor tiene tres días para aceptar o rechazar la solicitud. Pasado ese plazo, y si el receptor no ha realizado manifestación alguna, la autoridad considerará que la solicitud fue aprobada y el emisor podrá concretar la cancelación del documento.

Para concretar este paso, lo más práctico y recomendable es que cuentes con un sistema de Facturación Electrónica que realice la cancelación de los comprobantes en línea con el SAT, para facilitar la administración de los mismos.

¿En qué casos es válido cancelar una factura?

Debes tener en cuenta cuáles son los casos en los que la autoridad tributaria considera que es válido cancelar una factura. La mayoría tiene que ver con errores en la información proporcionada, que no permiten timbrar un documento. Por ejemplo, si los datos del emisor o receptor están mal, si hubo una confusión en las claves de productos y servicios o en el método de pago. También se puede anular un CFDI cuando pasado un plazo de tiempo considerable, no fue pagado por el cliente.

Lo más importante, al final, es que elabores tus comprobantes fiscales con todo cuidado, para evitar errores, riesgos y trámites innecesarios. Mantente en comunicación constante con tus clientes para poder actuar a tiempo en caso de tener que cancelar un documento.

Para estar al día, no olvides visitar de manera regular el portal del SAT.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: